Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 9 de enero de 2017

La pistola de Duck Hunt.

Imagen.
Si eres de la década de los 80 recordaras aquel juego de Nintendo en donde el jugador se convertía en un cazador de patos apoyado por un perro que era el que te recogía las aves cazadas y también se reía de ti se no les acertabas.

Por esos días lo más sorprendente del juego resultaba ser la pistola con ese sistema casi mágico de solo apuntar a tu tele y disparar a las aves. ¿Cómo funcionaba, como es posible que la TV y esa pistola trabajaran juntas de esa manera? Solo tenías que apuntar a la pantalla, disparar y como por arte de magia los patos caían del cielo; hoy en día no sorprendería a nadie pero por esa época resultaba increíble.

Mi hija en Juegarte jugando a Duck Hunt.

Esta inquietud me resurgió hace unos días cuando lleve a mis hijos a una muestra de videojuegos llamada Juegarte que se realiza por estos lados anualmente y en ella, entre otros juegos jugamos a Duck Hunt. Lo que descubrí fue increíble ya que lo que dispara no es la pistola, sino que en realidad la que dispara es la tele.

Al presionar el gatillo lo que hacemos es enviar una señal a la consola (no a la pistola) y esta envía una señal al aparato de TV.  Cuando la consola detecta que hemos pulsado el gatillo, colorea durante una fracción de segundo la imagen del televisor en color negro. Inmediatamente después, representa en color blanco el objetivo al que se quiere disparar o sea el pato, quedando éste “blanqueado” sobre el resto de la pantalla. Todo esto ocurre tan rápido que nuestros ojos apenas lo detecta.

La pistola cuenta con un fotodiodo que detecta si apuntamos correctamente a la pantalla como dije más arriba obscureciendo la pantalla para luego poner en blanco al pato, de ahí viene el hecho de que la que dispara es la tele y no el arma. Este juego de blanco y negro se hace ya que en las primeras versiones del juego se podía hacer trampa apuntando a una luz blanca y la consola lo asumía como que estábamos acertando al ave.  

Imagen. Duck Hunt con su hermoso pixelado.

Una cosa interesante, que me entere también hace poco, es que el segundo jugador puede controlar el vuelo de los patos (ojalá y lo hubiera sabido hace 25 o 30 años); si les interesa jugarlo aparte de la vieja versión existen nuevas adaptadas incluso para la consola Wii.








Mas entradas en “La nube de Oort”.




4 comentarios:

  1. I never knew that, Federico! Thank you so much for sharing. Now there is one less question about how an old dog like a television can learn a new trick, like to become seamlessly integrated into a "computer game."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you Paula. It was a doubt I had for years :)

      Eliminar
  2. Muy padre y muy interesante...Siempre encantada con tus temas Federico M...Gracias por compartir...Te mando abracitos con cariño :)

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: