Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

viernes, 16 de septiembre de 2016

Amor de oficina.

Llevaba arrastrando los días de la semana y por fin había llegado el viernes, tan ansiado, con ganas… Nada podía ir mal, pero había un sentimiento que la hacía pensar en el chico con el que había compartido tantos desayunos en el trabajo. Su mente se disparaba imaginando como sería ser correspondida al fin. Fantaseando con el hecho de decirle todo lo que su corazón escondía que, aunque le aterraba la idea de poder exteriorizar cualquier sentimiento, ya llevaba muchos meses ocultando tales emociones que afloraban en su interior.



Ella tenía su número, y aun le costaba entender cómo se las había arreglado para conseguirlo. Se había dado cuenta que se había vuelto habilidosa en el arte de inventarse excusas, para conseguir sentirse un poco más cerca de él.



Él, actuaba en consecuencia, ella le había tratado muy bien y él era como que, quería corresponderle, pero el día no parecía que fuera a ser mejor, se acababa de enterar que al chico que le gustaba, su compañero de trabajo, le habían hecho los cuernos con su mejor amigo. Su voz al otro lado del teléfono, se mostraba abatida, era una voz con llanto contenido, rabia y algo de furia pero al mismo tiempo,  conservando esa amistad entre ellos.


Al escuchar esas palabras, ella se dio cuenta de que debía decir en algún momento que le gustaba. No quería ponerle en una encrucijada, pero ya llevaba muchos meses evitando tener que decirle sus sentimientos hacia él y ella se vio a si misma moviendo los labios como si tuvieran vida propia con las siguientes palabras que sonaban así: <<Me gustas, me gustas muchísimo...>> << No espero ser correspondida pero tenía que decirlo.>> En ese momento, un ángel tuvo que pasar, porque en el trascurso de los segundos posteriores, no se oyó nada. Ella pensó que habría colgado, pero aunque dijo repetidas veces, si estaba ahí, al otro lado del teléfono, no se escuchaba nada. Él ,solo pudo decir que  estaba pasando por una época muy dura, y no podía pensar ahora mismo en tener novia. Su corazón se encogió, sintió un vuelco y todas sus esperanzas se vinieron abajo . Lo cierto es que la situación ,se tornó un tanto incómoda en los siguientes días.

 Él, se sonrojaba cuando se acercaba a ella, pero él la rehuía, ya no bajan a desayunar juntos. No intercambian palabras por los pasillos de la oficina, y cuanto más incómodo, pudo ser desagradable. Ella empezó a sentir que debió haber esperado un poco más. Las semanas pasaban y un día cualquiera de la semana, él la invito a que desayunaran juntos ,pero nada volvió a ser igual.
La prueba definitiva de que el solo quería  amistad ,fue cuando llegó Sant Jordi. Él, la invitó a desayunar y con algo de vergüenza, le regaló una rosa en muestra de amistad y únicamente por eso, pues fue lo que dijo al preguntarle ella porque le regalaba la rosa si no quería nada con ella. 


De vuelta a los vagones que la llevaban de vuelta a casa en el tren, pensaba que había conseguido muchas cosas difíciles en su vida. Había estudiado para ser administrativa y con mucho esfuerzo consiguió ese trabajo ansiado; bajó de peso y consiguió la figura que deseaba, pero lo más importante, quizás, esta vez, no lo había conseguido. El amor.



En el vagón, se encontró con una vieja amiga, pero eso, es otra historia...


GRACIAS POR LEERME , NOS VEMOS EN LA SIGUIENTE ENTRADA.

PODEIS ENCONTRARME EN :

Keren.

3 comentarios:

  1. Estupenda entrada Keren...Gracias por compartir aprovecho para desearos muy feliz finde...¡Besitos miles hermosa...!!! (>‿◠)✌

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa entrada llena de sentimientos muy especiales gracias por compartir Keren saludos cordiales (.*.) \☺/ :))

    ResponderEliminar
  3. Gracias Maria e Isidro , espero que vosotros estéis pasándolo bien tan bien el fin de semana. saludos!!

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: