Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

viernes, 8 de julio de 2016

EN LAS VIDAS...

 
Gustav Klimt



La situación era que en esta vida no estarían juntos. Se conocieron hacia tantas, pero tantas vidas que  jamás tendrían atisbos de esos recuerdos.

La primera ocasión que sus almas coincidieron fue en el mercado de un poblado desolado del Oriente. Si pudieran recordarlo habrían guardado el momento en que sus manos se rozaron al tomar un melón chino y al mismo momento levantaron la mirada para encontrarse. Esa fue la primera ocasión, cuando andaban estrenando almas nuevas, entonces él era ella y ella él, pues esto pasa comúnmente en las reencarnaciones.

En otra vida fueron soldados de una poderosa ciudad occidental. En la siguiente vida él era un caballo y ella una doncella enamorada de su corcel. Si pudieran  recordarlo  sabrían que  no por eso su amor se vio imposibilitado. Una vida siguiente fueron marineros, piratas, amantes en secreto, compañeros de aventuras, siempre juntos,  siempre acompañándose, peleando pero al final, siempre leales y unidos. Si pudieran recordarlo verían esta vida como una de las más placenteras, pues la libertad y la avalancha de deseos cumplidos, de viajes,  robos,  fiestas, engaños, atracos, huidas, alcohol, los mantenía en constante avidez. Debió ser en esa vida donde sus almas cargaron con las malas costumbres de los vicios y los excesos que tanto les costaría limar para  volverse a encontrar. 

Gustav Klimt
En tantas de esas vidas, más de cuatro, estuvieron prohibidos; nunca sus manos rozar, nunca sus labios topar, miradas audaces y lejanas, incapaces  de enfrentar el entorno para estar juntos, y más de cuatro vidas se vieron en la necesidad apremiante de quereres olvidar… Claro, sin lograrlo.

La última vez que habían estado juntos ella era ella y el, él. Él proveería una casa grande en un país recién independiente. Ella sería una mulata de grandes caderas y cabellos  negros y él blanco, de ojos claros y de  altura superior al promedio. Ella daría a luz nueve hijos de sus inapagables noches amor. Esa sería una vida de tranquilidad y conveniencia, de amor comprensión y paciencia, de encaminar otras almas y hasta de estrenar algunas nuevas…  Se quedarían muchas lunas hablando de la casa, la paz, los hijos, la economía, la cotidianidad, se comprenderían y apaciguarían las corrientes traídas de otras vidas con los años juntos y la edad.

Esta vida no fue una de las vidas en las que les tocó estar. En esta vida se encontrarían varias veces pero siempre a tiempos desiguales, con intereses diferentes y edades y entornos alejados, comprometidos con otros sin que esto impidiera reconocerse en sudores, gemidos y placeres satisfechos... En esta vida no les tocó estar. No en esta, en la que tantas complicaciones traerían sus citas en lugares clandestinos, sus salidos ensayados, sus mensajes borrados, sus palabras no dichas... Debió haber sido por la reincidencia de tantas otras juntos que su amistad perduró, y como en otras pasadas existencias consolaron mutuamente sus ansias y dolores.

En ésta no les tocó estar. En esta no, ahora no.  Pero en algún lugar de su alma saben que en otra, quizá en la que viene, logren concordar. Si pudieran  recordarlo podrían hacer el balance del pasado y saber que en la siguiente seguro les tocará estar. Tristemente no pueden recordarlo así que,  ya será en otra vida...


DIANA PINEDO

MÁS TEXTOS DE LA AUTORA: http://grafema11.blogspot.mx/


Gustav Klimt



6 comentarios:

  1. Estupendo relato Diana,conservando siempre tu misterioso y -Como dijera mi Isidro-tu encantador toque... ME HA GUSTADO MUCHO...Gracias por compartir ¡Besitos miles hermosa...!!!😊 😊 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maria del Socorro por leer y dejar este comentario que alimenta. abrazos :)

      Eliminar
  2. Maravillosa entrada encantadora Gracias por traer estas maravillas saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Isidro por tus palabras.
      Abrazos!!

      Eliminar
  3. Thank you for sharing a fascinating work, Diana. Excellent choice of topic. I enjoyed reading it very much.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a ti Paula por leer y comentar, por dejarte viajara por estas letras.
    abrazos!!

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: