Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

viernes, 8 de abril de 2016

ZONA DE CONFORT

La zona de confort es un estado mental, donde nos encontramos seguros de toda amenaza posible, debido a que conocemos y controlamos todo nuestro alrededor. Nos sentimos protegidos, sin riesgos, sin altibajos, sin situaciones de peligro que invadan nuestra vida.
Nos encontramos cómodos y seguros, ya que manejamos las situaciones, pensamientos, sentimientos. Este hecho, no quiere decir, que este estado mental sea el más beneficiario para nosotr@s. Todo lo que nos limite, es un arma de doble filo, e incluso es algo negativo.




La gran mayoría de las veces, no es la vida quien nos pone los límites, ni las cadenas. En infinidad de ocasiones no son las circunstancias, ni las situaciones, ni tan siquiera las condiciones. Frecuentemente, es nuestra propia mente quien nos ata, nos limita y nos condiciona a vivir nuevas experiencias por los miedos.


A veces, pensamos que se es más feliz con la ausencia total de problemas. Con una vida sin sobresaltos, sin nada que nos altere nuestra cómoda existencia. 


Es evidente que hay situaciones que nos pueden quitar el sueño, problemas que nos pueden alterar nuestra tranquilidad en algún momento de nuestras vidas, pero esto no implica ser más o menos felices en muchas ocasiones.


La estabilidad es un estado mental, al igual que lo es, la felicidad. Reside en nuestro interior. Es la capacidad para gestionar dichos acontecimientos sin sobresaltos.

Como siempre comento, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento sí lo es. 
Ser estable no es dejar a un lado nuestros problemas, no es omitirlos y mucho menos, no enfrentarnos a ello. Ser estable, es ser una persona que a pesar de los vaivenes de la vida, se sobrepone. Es una persona que salta al vacío, arriesgando su zona de confort en busca de su felicidad, probando cosas nuevas que les puede llevar a una mejor calidad de vida. Una persona feliz y estable es aquella persona que a pesar de los múltiples riesgos o miedos que una situación le provoca, decide arriesgarse.

Tod@s en algún momento de nuestras vidas hemos tenido miedos o incluso dudas. Recuerden la de veces que se han tenido que enfrentar a un nuevo puesto de trabajo. La de preguntas que su mente se gestiona... ¿Me irá bien? ¿Encajaré en la empresa? ¿Tendré estabilidad? ¿Tendré "buen rollito" con mis compañer@s?... Una interminable lista de interrogantes que nos planteamos, una enorme lista de dudas y miedos. Pero... ¿Qué pasaría si no saliéramos de nuestra zona de confort? Pues que seguiríamos en nuestra casa pensando... ¿Qué pasará?





Otro caso muy común es cuando se comienza una relación. A tod@s en mayor o menor medida nos asusta lo desconocido. Pero es ilógico, y perdonen mi expresión, "hasta estúpido", si no somos lo suficientemente capaces y valientes para aventurarnos a vivir las miles de experiencias que la vida nos depara, sean buenas o malas. Porque de eso se trata la vida. Porque la vida no permite ensayos, no permite pruebas. Y nosotr@s debemos ser los guionistas y actores principales de esta gran obra que es la VIDA.

Cada vez que pienso en la zona de confort, recuerdo el efecto de prisionización. Esto hace referencia a los múltiples efectos del internamiento en prisión. Esto se ve claramente en la película Cadena Perpetua (Frank Darabont, 1995). Se ve notoriamente, como la vida en la cárcel deja bastantes secuelas psicológicas, entre otras. Incluso se puede apreciar, que al salir de la cárcel, se pueden desorientar, no tan solo con los cambios que han acontecido en la sociedad en los presos de larga duración. Si no algo tan devastador, como puede ser las dimensiones de los espacios. Si una celda tiene 10 pasos de lado a lado, es probable que sea la rutina de muchos presos años tras años. Pues al salir, costará reaprender algo tan básico como caminar más de 10 pasos.



Este ejemplo, me recuerda a la zona de confort. Si estamos acostumbrados a manejarnos cómodamente en nuestra zona de confort con esos 10 pasos, el día que liberemos nuestra mente de miedos, nos va a costar dar más de 10 pasos. Porque nuestra mente está acostumbrada a ellos. Nos va a ser muy raro, caminar mucho más allá. 
Estar en prisión, es una pena de la privación de libertad impuesta por un estado o nación tras cometer un delito. Pero... ¿Por qué nosotr@s mismos nos encarcelamos a dar 10 pasos? ¿Por qué nos hacemos carceleros de nuestra propia vida? ¿Por qué nos encerramos en nuestra celda por miedos? ¿Por qué no nos permitimos salir a explorar que hay ahí fuera? 
Nadie nos ata a esta monotonía, a esta rutina, a esta VIDA. Somos nosotr@s mism@s los que nos impedimos salir a vivir nuevas emociones, a sentir cosas nuevas, a indagar en otros mundos, a vivir emociones desconocidas. 
Nuestro planeta es extensamente grande, amplio y bello. Hay miles de cosas que ver, que disfrutar y admirar. Pero de nada nos servirá tomar un avión, viajar a los rincones más perdidos del mundo, si nuestra mente no le acompaña. Si no liberamos nuestra mente de ataduras, complejos, miedos, dudas, no podremos apreciar, contemplar los placeres de la vida. De nada nos servirá si no arriesgamos a vivir, a sentir, a experimentar... sea cual sea el resultado.

Nadie dijo que la vida fuera fácil, nadie nos garantiza el éxito... pero ¿Y si...?

Como dice el refrán... quien no arriesga, no gana. Y este mundo es para los valientes.


Recuerda Cupider@ que la zona de confort es la justificación perfecta para no hacer, no crecer, no arriesgarse, y no VIVIR. Sal de tu zona de confort, solo puedes crecer si estás dispuesto a sentirte incómod@ cuando comienzas algo nuevo.

LES QUIERO CON MUCHO HUMOR

3 comentarios:

  1. ¡Estupenda entrada La mirilla de cupido,un artículo muy completo...!!! Me gustan mucho las letras que van más allá de ellas,como es tu caso,gracias por compartir ME HA ENCANTADO ¡Besitos hermosaaaaaa...!!!

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa entrada llena de reflexiones un articulo muy completo gracias por compartir saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Había leído y oído mil cosas sobre la “zona de confort” , esa zona donde nos sentimos a gusto, ambientes, lugares y personas con los que estamos cómodos. Entonces, ¿para qué salirse de ella?

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: