Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

martes, 12 de abril de 2016

La cacería (primera parte)

Extraída de Google
Me gusta observar a la gente. Con solo unos minutos de vigilancia silenciosa se pueden descubrir un sinfín de aspectos ocultos a primera vista, esos que no revelan una simple tasación visual. Yo diría que soy lo más parecido a una máquina de leer códigos de barra, pero con la parsimonia del ritmo del Universo.

Siempre me ha gustado prestar atención a los más insignificantes detalles. Es como ir de cacería con la voluntad del pacifista, sin armas n...i elementos agresores más que la hambrienta impresión de mi disco duro interno. Cacería de datos informativos que las personas ofrecemos sin percatarnos de estar mostrando más de lo que dice nuestro aspecto.


Hay que dejar la mente en blanco, desvanecer de tus ojos los comunes estereotipos y disfrutar, sí, disfrutar, porque a veces… muchas veces, te sorprenden.

No hace falta emplear mucho tiempo, aunque hoy creo que será una cacería larga. Imaginad una sala enorme, podría ser cualquier sitio, pero hoy son las dependencias del Registro General de una Institución gubernamental.

La máquina de la entrada me ha ofrecido un número que tendrá que coincidir con la pantalla de avisos para que sea atendido. Hay catorce mesas numeradas, pero solo están activas siete, las que gestionan los siete funcionarios que serán mis presas de hoy.

El primer trabajo es estimar de cuánto tiempo dispongo, no sea que la distracción al abarcar demasiado espacio haga que se convierta en una búsqueda fútil.

Calculo que tengo veinte personas que me preceden en la entrega de algún documento oficial, quizás entre quince y cuarenta y cinco minutos de margen. Me acomodo, y me pierdo en la jungla de sus conversaciones.

Un detalle… comenzar siempre por la presa más callada, la que no desvela sus garras a la primera de cambio, la que no regalará sus secretos sin que dejes la piel de tus codos reptando entre sus furtivas miradas y sus casi inaudibles comentarios. Esa que quizás te descubra demasiado pronto...

6 comentarios:

  1. ¡Estupenda entrada Carlos...!!! Esperamos la siguiente entrega...Para saber qué está cazando nuestro silencioso amigo ¡Te mando abracitos con cariño...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María... llegará pronto.

      Saludos, buen día.

      Eliminar
  2. Maravillosa entrada llena de sentimiento ,gracias por compartir saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Estupendo post, a cada momento más intrigante, presumo que la labor vigilante que se nos describe irá in crescendo. Sabremos un poco más de este controvertido personaje en la segunda parte, que espero con impaciencia. Excelentemente narrado. Lo comparto.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa... vamos a ver si mantenemos la intriga... y alguna risa.

      Saludos, buen día.

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: