Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 7 de marzo de 2016

Una jugada del destino


Cuando Akane se despertó aquella mañana calurosa, ignoraba que su vida como estudiante responsable e hija ejemplar había terminado. Desayunó y charló animadamente con su madre antes de salir a la calle. Luego tomó la dirección de la agencia de trabajo temporal donde había quedado con su amiga, pero ella nunca llegó y antes de entrar en la oficina, dos hombres, que le dijeron representar a la agencia de empleo, le pidieron que les acompañara a comprar ciertos útiles de trabajo para su nuevo puesto. 

Durante el trayecto le explicaron de qué se trataba aquel empleo:

-Debes recolectar fruta y traerla después hasta el puesto del mercado, que ya te indicaremos, para venderla.

Durante algo más de media hora recorrieron el centro de aquella localidad. Compraron gorras, sombreros y otros utensilios. Cuando ya eran las 12:00 del mediodía, se pararon en una cafetería para beber algo. Ella estaba sedienta y se apercibió que ya era mediodía y que no le daría tiempo para regresar a su casa a comer, asi que apartándose unos metros habló con su madre por el móvil y se lo comentó. Cuando volvió a la mesa, los hombres le habían pedido una cerveza muy fría y se la bebió mientras charlaba tranquilamente con ellos.
Minutos después cogieron un taxi, pero ella ya estaba bajo los efectos de un somnífero que le habían echado en la bebida mientras estuvo charlando por el móvil. Finalmente llegaron a una especie de sótano completamente a oscuras y ella naturalmente no tenía ni idea, que ahora estaba muy lejos de su casa y donde se hablaba otra lengua que no conocía. Se hallaba en una casa muy pequeña llena de gente mirándola. Le ofrecieron algo de comer y de beber. Aquellos dos hombres se volvieron a dirigir a ella:

-Vamos a comprar algunos equipos electrónicos para venderlos luego a mejor precio en nuestro negocio.

La llevaron a través de dos pasillos, deteniéndose solo para pagar. Sin darse cuenta, Akane había cruzado la frontera clandestinamente.

Era ya medianoche y el grupo se desplazó hasta un mercado en donde había otros hombres con los que ellos estuvieron hablando en un idioma extranjero. Ignoraba que estaban intentando venderla sin éxito, por lo que no hubo clientes para ella, tan sólo un taxi rumbo a otra provincia.

Había una calle muy larga y amplia, repleta de carteles luminosos que copaban las paredes, también había un hotel y dentro, una pareja, él parecía de aquel sitio y ella debía ser de alguna otra ciudad o incluso podría también ser de su misma localidad. Les estaban esperando en silencio. La conversación apenas duró algunos minutos, después aquella mujer de unos 30 años y que hablaba su mismo idioma le indicó que la siguiera hasta su casa. 
Akane se encontraba mareada y débil, por lo que la siguió sin oponer resistencia alguna. Media hora más tarde, otras tres jóvenes extranjeras también aparecieron en la vivienda. En ese momento la mujer le dijo:

-Desde ahora tendrás que servir sexualmente a los clientes para pagar la deuda que tienes conmigo.

Pasó un tiempo hasta que una noche, el marido tenía que hacer un viaje para realizar unas pruebas médicas a aquellas chicas, hasta una ciudad fronteriza con su país y en un peaje, al ver a la policía, Akane se puso a gritar desesperada pidiendo auxilio, había aprendido a hablar aquel idioma extraño, pero sus dueños no lo sabían y la policía enseguida detuvo el coche y en cuestión de horas las chicas del burdel fueron liberadas y devueltas a sus respectivas familias.

El golpe de la vida fue duro, sin duda para Akane, le habían robado dos años, su virginidad y su sonrisa. Ahora tenía que aprender a convivir con su pasado, a olvidar y empezar otra vida, pero estaba por fin junto a sus padres y en ese momento solo le embargaban las lágrimas de felicidad.

4 comentarios:

  1. Un relato a la orden del día,muy real y sobre todo con un notable trabajo intelectual ,me encanta leerte mi querida Consciencia y Vida/Magazine sobre todo porque sé el empeño y cuidado que pones en cada entrada ¡Gracias por compartir hermosaaaaa,besitos miles...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer como suelo comentar, el colaborar lo mejor posible con vosotros y tratar de ofrecer nuevos contenidos que como en este caso abordan una realidad bastante habitual pero que debería desaparecer definitivamente y que todo este tema fuera controlado honestamente por las autoridades y no permitir que niñas/os, adolescentes o personas muy jóvenes se vean involucrados a ciegas en este turbio negocio, que es la trata de blancas o en tráfico de seres humanos dentro de mafias internacionales dedicadas a la prostitución.
      Te agradezco muchísimo, querida amiga María del Socorro, la atención y cariño con el que siempre lees y comentas mis publicaciones.
      Infinitos besosssss preciosidaaaaaad...!!!!

      Eliminar
  2. Maravilloso Relato encantador precioso gracias por compartir saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, amigo Isidro Cristobal respecto a lo que me comentas de mi publicación y que te agradezco sobremanera.
      Cordiales saludos igualmente.

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: