Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 1 de febrero de 2016

Tú, yo y las estrellas 14.


El domingo quedo con Carol y Helena para comer en casa y la arpía de mi sobrina les cuenta con todo detalle cómo nos pilló anoche a Santi y a mí. Helena manda a Nerea a dibujar y, cuando se asegura que mi sobrina no puede oírnos, me dice:
     -  Cuéntanoslo todo, no omitas ni un pequeño detalle.
Tal y cómo me pide Helena, les cuento todo lo que ha pasado con Santi con pelos y señales, sin importarme que Carol sea su hermana, sé que puedo confiar en ella.
     -  No hay más que ver cómo te mira mi hermano, está loco por ti. - Me dice Carol. - Por cierto, mi abuela sabe que entre tú y él hay rollito y te juro que yo no le he contado nada.
     -  Pero, ¿te lo has tirado ya o no? - Me pregunta Helena directa al grano.
     -  ¡Helena! - Le reprocho. Helena me mira con indulgencia y me veo obligada a contestar. - No, no me lo he tirado y te juro que no ha sido por falta de ganas.
     -  ¿Qué es lo que has tirado, tita? - Me pregunta mi sobrina.
     -  Nada cariño, la tita no ha tirado nada. - Le contesto sonriendo. - Ve a pintar y luego iremos a pasear con Thor, ¿de acuerdo?


Por suerte, mi sobrina no insiste más y se va a pintar alegremente. Suspiro aliviada y, tras mirar a Helena y Carol, nos echamos a reír.
     -  ¡Joder con tu sobrina! - Se mofa Helena.
     -  Pues mi hermano la adora. - Comenta Carol.
     -  Y tú sabes eso porque... - Empieza a decir Helena.
     -  Lo sé porque me lo ha dicho. - Responde Carol. - Ayer tendría que haber venido a comer a casa de mi abuela pero llamó para decir que iba a la hípica contigo y con Nerea. Me dijo que tu sobrina era un pequeño demonio al que adora y mi abuela, cuando le dije que Santi no venía a comer porque se iba contigo, lejos de enfadarse se alegró y me dijo que eras la chica perfecta para Santi.
     -  Entonces tita, ¿ya eres la novia de Santi? - Mi sobrina otra vez.
     -  No cariño, la tita no tiene novio. - Le respondo. - ¿No ibas a pintar?
     -  Quiero estar con Santi, ¿vendrá a sacar a Thor con nosotras?
     -  Cariño, Santi está muy ocupado y no puede estar siempre con nosotras. - Le respondo a pesar de que yo también deseo lo mismo.


El móvil de Carol empieza a sonar y ella responde sonriendo al ver quién está al otro lado del teléfono.
     -  Tienes telepatía, estábamos hablando de ti. - Responde Carol al teléfono. Se queda callada para  escuchar a su interlocutor, que sin duda es Santi, y después le explica: - Nerea ha preguntado por ti, quiere verte y salir a pasear a Thor contigo.
     -  ¡Yo quiero hablar con él! - Grita eufórica mi sobrina. Carol le da el teléfono y mi sobrina empieza a rajar, como de costumbre. - La tita dice que estás muy ocupado pero yo quiero que vengas con nosotras a pasear a Thor. - Mi sobrina escucha con atención al mismo tiempo que va asintiendo con la cabeza para después decirme entregándome el teléfono: - Me ha dicho que no está tan ocupado y puede venir a pasear a Thor con nosotras y quiere hablar contigo, creo que te la vas a cargar tita.
     -  Genial, más problemas. - Me lamento antes de contestar al teléfono. - Hola.
     -  Tu sobrina quiere que vaya a vaya a pasear con vosotras a Thor y tú le dices que estoy muy ocupado en lugar de preguntarme si quiero ir, ¿cómo se supone que debo tomármelo?
Salgo del salón y me meto en mi habitación cerrando la puerta detrás de mí, quiero intimidad para poder mantener esta conversación.
     -  Santi, mi sobrina te está cogiendo demasiado cariño. - Le digo al fin.
     -  ¿Qué significa eso? ¿Estás celosa de tu sobrina? - Me dice burlonamente. - Eli, no pienso haceros daño, ni a ti ni a ella.
     -  A Nerea le encantará poder salir de paseo contigo y con Thor. - Le respondo mientras el corazón me va a mil por hora.
     -  Paso a buscaros en una hora. - Me dice alegremente y añade antes de colgar: - Tengo una sorpresa para ti.


Paso el resto de la tarde con Santi y mi sobrina paseando a Thor por el parque. Santi lleva a mi sobrina sobre los hombros y a mí me coge de la mano mientras Thor camina a nuestro lado, cualquiera que nos viese pensaría que somos una familia de verdad.
     -  ¿Dónde está mi sorpresa? - Le pregunto divertida cuando mi sobrina decide jugar con Thor.
     -  Mmm. Impaciente, me gusta. - Me susurra al oído con la voz ronca. - ¿Tienes planes para este fin de semana? El martes es fiesta y hacemos puente en la empresa.
     -  No tengo planes, de momento.
     -  ¿Qué te parece pasar el puente en la cabaña de los Pirineos? - Me propone.
     -  ¿Solos tú y yo? - Le pregunto coqueteando.
     -  Tú, yo y las estrellas. - Me responde acercando sus labios a los míos.
     -  ¿Os vais a besar otra vez? - Pregunta mi sobrina sobresaltándonos. - No lo entiendo, ¿por qué os besáis si no sois novios?
     -  Estoy tratando de convencer a la tita de que sea mi novia y creo que se lo va a pensar. - Le responde Santi divertido con la situación. - ¿Tú crees que deberíamos ser novios?
     -  ¡Sí! - Contesta mi sobrina eufórica.
     -  Pues dame un poco de tiempo y ya verás cómo la tita terminará siendo mi novia. - Le dice Santi guiñándole un ojo.
     -  ¿Podré llamarte tito?
     -  Podrás llamarme como quieras, pequeña. - Le contesta revolviéndole el pelo.
Regresamos a casa cogidos de la mano, como una familia perfecta.
El lunes y el martes, después de ir a buscar a Nerea al colegio, Santi y yo nos reunimos en el parque para pasear los tres juntos a Thor.


El miércoles tengo la reunión con Roldán y, esforzándome en darle un poco de coba para que confíe de nuevo en Enjoy, consigo que firme un nuevo contrato de cinco años para la organización de los eventos de su empresa, todo un logro. Con la excusa de recoger a mi sobrina del colegio, me deshago de Roldán y llevo a mi sobrina a casa de mi hermana, que acaban de regresar a León ya que tanto su suegro como su cuñado han salido del hospital y se recuperan rápidamente. Como mi sobrina no deja de hablar de Santi, me veo obligada a explicarle a mi hermana toda la historia.
     -  Nerea parece tu hija en vez de tu sobrina, todo el mundo lo dice. - Se mofa Rocío. - Tú eras igual que ella de pequeña. Por cierto, quiero conocer al buenorro de hospital. Invítalo a cenar el viernes por la noche con la excusa de que Nerea no deja de hablar de él y queremos conocerlo, algo informal.
     -  Se lo preguntaré, pero no te prometo nada. - Le respondo. - Por cierto, tengo que pedirte un favor.
     -  Soy todo oído. - Me contesta burlonamente.
     -  Necesito que te encargues de Thor este puente, ¿te supone un problema? - Le pregunto rezando para que no ponga ninguna pega.
     -  Por supuesto que no, tú has cuidado al pequeño demonio diez días, yo podré cuidar del bueno de Thor cuatro días. - Me responde. - De hecho, estoy pensando que puedes traerme a Thor el viernes, cuando vengas con Santi a cenar. Pero antes, dime a dónde tienes pensado irte de puente y con quién.
     -  Santi me ha invitado a ir con él a la cabaña de los Pirineos. - Le confieso. - Sé que no debería ir, pero lo cierto es que me muero de ganas.
     -  ¿Por qué no deberías ir? - Me replica mi hermana. - Es obvio que le gustas y cuida de ti y también ha cuidado de Nerea. Además, sabe que eres amiga de su hermana y, por si fuera poco, también es tu jefe.
     -  Ese es el problema, Rocío. Es mi jefe. - Le digo cubriéndome la cara con las manos. - ¿Qué pasa si no sale bien? ¿Vuelvo a quedarme sin trabajo? Tengo a Norbert más que olvidado, pero no estoy preparada para tener otra relación estable tan pronto.
     -  Y si esperas demasiado, cuando te decidas a lo mejor Santi ya no está esperándote. - Me increpa mi hermana. - Si quieres un consejo, déjate llevar por lo que sientes y deseas. Aunque solo sea por una vez, deja de comportarte como una alemana fría y calculadora y compórtate como la española que eres, fogosa e impulsiva. Si no te tiras a Santi en este puente, dejo de hablarte.


Tras despedirme de mi hermana, mi cuñado y mi sobrina y prometerles que el viernes vendré a cenar con Santi, si él quiere, regreso a casa y saco a pasear a Thor mientras le doy vueltas a la cabeza pensando en el consejo que me ha dado mi hermana.


Si quieres leer más historias como esta, no dudes en visitar Los Relatos de Rakel

2 comentarios:

  1. Ya hasta yo me estoy desesperando con...Con mayor razón Santi...ME GUSTA MUCHO la historia Rakel...Gracias por compartirla... ¡Besitos hermosa...!!!

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso entrada encantadora gracias por tan buen relato gracias Rakel saludos cordiales me a encantado

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: