Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

martes, 9 de febrero de 2016

ETIQUETA PARA BANQUETES

ETIQUETA PARA BANQUETES



Marco Terencio Varrón (116-27 a. C.) fue un militar erudito romano que vivió entre el final de la República y el comienzo del Imperio. A él se debe una regla de etiqueta para banquetes que ha sobrevivido a lo largo de los siglos. Indica a los anfitriones el número adecuado de comensales: "Menos que las musas y más que las Gracias". Tanto respeto se le tuvo a esta norma protocolaria que se consideró un escándalo que Lucio Vero, coemperador con Marco Aurelio, invitase a doce personas en una ocasión.


Las Gracias eran hijas de Zeus y de Eurínome, una ninfa acuática. Simbolizan el encanto y la belleza naturales y se llamaban Aglaya, Resplandeciente, Eufrósina, Alma bella, y Talia, Floreciente. Las musas era hijas de Zeus y de una antigua diosa dela Tierra, la titánide Mnemósine, Memoria. Sus nombres y atribuciones eran estos: Clío, Gloriosa, musa de la Historia; Euterpe, Deliciosa, de la música; Talía, Floreciente, de la comedia; Melpómene, Celebrada en cantos, musa de la tragedia; Terpsícore, Deliciosa bailarina, de la danza; Érato, Adorable, de la poesía lírica; Polimnia (Cantora de himnos, de los cantos y poesía sagrada; Urania, la Celeste, de la astronomía y ciencias; y Calíope, Bella voz, de la elocuencia y poesía épica.

Aquella norma pudo tener su origen en la aversión de los aristócratas a las escandalosas muchedumbres romanas; así evitaban convidar a todos sus clientes, muchos de ellos de menor condición social: “No conviene que sean muchos -dice Varrón-, porque la multitud de ordinario es turbulenta".

Añade que el éxito de una banquete depende, además, de cuatro condiciones: la buena educación de los invitados, la elección del lugar adecuado, la fecha y la hora y el menú. Ya sé que hoy nos pueden resultar requisitos obvios, pero aquel acto social era uno de los pocos entretenimientos de la época y debía ser mimado en todos sus detalles.

Los invitados no debían ser charlatanes o pedantes, ni hoscos y callados, porque "la elocuencia debe estar en el foro y en el senado, y el silencio en el dormitorio y no en el banquete". Las conversaciones tenían que ser agradables y placenteras: "Esto ciertamente se conseguirá si se habla de los usos normales de la vida, de los que no es posible hablar en el foro o en los negocios". Varrón recomendaba que el anfitrión no fuese ni pródigo ni tacaño. Siendo militar y republicano, estaba más cerca de la frugalidad en los menús que de la gula.

Si quieres saber algo más de las costumbres de otras épocas, te invito a mis blogs personales:

5 comentarios:

  1. Más que interesante mi José Juan,ahora sabemos de dónde viene el origen de "Recepción 2 personas" Siglos después agregarían el "No niños" :DDD ME HA FASCINADO.... Gracias por compartir de tu magistral tinta... Por cierto,qué el nombre de tu nuevo blog no es "istoria sin H" O ando confundida :))) ¡Feliz día,te mando abrazos y dulce beso...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. -istoria sin H, pero creo que tengo un leve problema con la url, a ver si lo arreglo. Gracias, María, un beso.

      Eliminar
  2. Una maravillosa entrada muy interesante gracias por traer estas maravillas saludos cordiales

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: