Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

martes, 16 de febrero de 2016

El Honesto a veces paga...


Por Salomón Acuña Metacracia Web

Es costumbre en mi casa desde que soy pequeño, ir los sábados a hacer mercado, en alguno de los mercados municipales de aquí de Maturín, por supuesto siendo mi familia patriarcal y ortodoxa, solo los hombres vamos al mercado. Cuando eramos mas pequeños, íbamos al mercado de Los Bloques, y ya estando de adolescente empezamos a ir al de la Av. El Ejército. A mi en lo personal no me gustaba mucho ir al mercado, pero desde hace algunos años lo disfruto mucho porque es una oportunidad para compartir solo los hombres de la casa y además casi siempre hay cerveza de por medio.


Un sábado como cualquier otro, estábamos en el mercado solo mi papá y yo, y como mi hermana menor estaba a dieta por una reciente operación, debíamos comprarle pechugas de pollo, y fuimos donde un vendedor al que ya conocíamos, pues eramos sus clientes frecuentes y además mi papá había ayudado a su papá con un tema médico. Al darnos el par de pechugas, mi papá nota que no pesaban los dos kilos que marcaba el peso (mi papá tiene un peso por mano), así que cuando pasamos por el puesto de otro de vendedor amigo nuestro, utilizamos el peso para verificar y por supuesto pesaba 1/5 Kg menos. Mi papá se molesto, pero mantuvo la calma fuimos a donde el "pollero" y le exigimos el dinero de vuelta, el sabiendo la trampa que hacía no replicó y nos devolvió el dinero.

Cuando nos montamos en el regreso, mi papá me dió una verídica lección que da el título a este árticulo:
"Hijo, los honestos a veces pagamos más dinero por las cosas, pero siempre conservamos el respeto y nuestra dignidad".

 Curiosamente en el sitio donde fuimos a comprar las pechugas luego, nos vendieron las pechugas mas caras (incluyendo el adicional de la trampa), pero lo pagamos porque sabíamos que era el precio correcto y no alguna trampa.

Por supuesto, para cualquier emprendedor ser honesto es fundamental, por dos razones básicas creo yo: 1. Es la mejor publicidad que puedas tener: las personas te van a comprar principalmente porque confían en tí, porque sabes que les estas dando el mejor precio posible, porque creen en tu palabra. 2. Es la única forma de mantener clientes: los clientes regulares son los mas valiosos clientes, son fieles siempre están allí para comprarte y si los timas vas a perder no solo a ese cliente tan preciado, sino además a cualquier otro que el pudiese atraer y en este caso concreto todas personas que vieron el incidente se percataron de la trampa.

 De modo que si quieres tener un negocio de éxito, debes ser honesto para con tus clientes, de lo contrario tu mala reputación te va a dar un boleto VIP al fracaso.

4 comentarios:

  1. Una entrada por demás entrañable...Que sabiduría de nuestros padres...ME HA GUSTADO MUCHO Metacracia...¡Bienvenido a la familia Blogger House...!!!! ¡Te mando abracitos cargados de mi cariño...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias María! Un abrazo para ti también, voy a ser bastante regular publicando aquí, me fascina la idea de una comunidad de blogeros. Saludos!

      Eliminar
    2. ¡Me alegra mucho,será un placer seguir leyéndote saluditos...!!!

      Eliminar
  2. Una entrada muy interesante bienvenido a BLOGGER HOUSE saludos cordiales

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: