Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 4 de enero de 2016

¡Tonto L'haba!

¡TONTO L'HABA!


El rey del haba
David Teniers El Joven


¡Espera, espera, espera, que no es por ti!, ni mucho menos, por favor, ¿cómo se te ocurre?... Bueno, salvo que el Día de de Reyes... ¡Alto ahí!, que por disculparme no me voy a adelantar. Vamos por partes.

La expresión "tonto del haba" es, hasta donde yo sé, muy española, y solemos verbalizarla en una contracción: ¡Tonto l'haba! o ¡Tontolaba!, generalmente acentuada en la primera sílaba, con énfasis. Así que les explicaré a mis lectores de otros países que de ese modo calificamos por estos pagos a las almas cándidas y simplonas, sin llegar, eso sí, al encarnizamiento de esta otra expresión melliza de aquella: ¡Tonto del culo! -con su contracción correspondiente: ¡Tontolculo!-, que ya es como para remangarse y pedir satisfacción.

Para explicarte el porqué de la primera lindeza -Tontolaba- tengo que irme lejos, hasta la Saturnalia, la fiesta romana del solsticio de invierno -nuestra Navidad-, en la que los descendientes de Rómulo rendían homenaje a Saturno, dios agrícola. Tenía bastante de carnaval, pues el mundo se volvía del revés y amos y esclavos intercambiaban sus papeles, dentro de un orden, claro. Todos comían tortas de harina y miel rellenas con higos y dátiles, con el añadido de una sorpresa, un haba seca metida en la masa. Quien la encontraba era coronado como Rey del Haba. En aquel tiempo aún no se le tenía por tonto, sino todo lo contrario, pues esa legumbre era considerada símbolo de prosperidad. Justo lo contrario de lo que Pitágoras pensaba de ellas, como ya te conté en una entrada anterior sobre las fobias.

Te hablo, claro está, del origen del hispano Roscón de Reyes. El caso es que la costumbre de elegir un Rey del haba desapareció cuando los emperadores cristianos del Bajo Imperio romano prohibieron las fiestas paganas o las reciclaron en festividades cristianas. Renació con fuerza en la Francia medieval -Le Roi de la fave- y de allí la trajo, siglos más tarde, Felipe V, el primer Borbón español. Pero a España llegó con una novedad: en la corte francesa el haba quedó como minucia y burla hasta que desapareció, siendo el regalo una codiciada moneda de oro. En el siglo XIX se recuperó la legumbre seca del roscón navideño sin perder el "premio", que pasó de moneda a figurita de porcelana. El que consiguiera esta ganaba prosperidad y el que encontrase el haba, pagaba el pastel. De ahí, tonto l'haba.

Si aún no te he felicitado el año, lo hago ahora: te deseo un 2016 pleno de ventura y aventuras, lo mismo que quiero para mí.

Y si te quedan ganas de saber el origen de otras tradiciones de esta Navidad que termina, te invito a conocerlo en mi blog personal: 
http://vientodemisvelas.blogspot.com.es/2014/12/guiris-con-punetas-navidades-si.html

11 comentarios:

  1. Me ha encantado tu entrada. Y con lo buena que están las habitas..
    Interesante y curiosa
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Suni. Sí están buenas, sí. A mi me gustan grandes, fritas y con sal, aunque no debo. Un abrazo.

      Eliminar
  2. El pobre de mi padre, le tocase el haba o no, siempre era el que compraba el tortell. Cuánto me acuerdo de la cara que poníamos todos mirando el rosco e intentando averiguar dónde podía estar la figurita y el haba. Elegíamos por orden de edad, los más pequeños primero. Cómo normalmente sólo pedíamos un trozo pequeño, sobraba más de la mitad y mi padre se acababa quedando con todo. El haba incluida.
    Gracias por traerme tanto recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, habría que hacer una entrada sobre los trucos familiares para hacerse con el premio. Me alegro de traerte buenos recuerdos, y no hay de qué.

      Eliminar
  3. Muy apropiada la entrada por las fechas. En casa el roscón lo hacemos porque me cansé de comprarlo para cumplir una tradición ya que no me gustaba y cada año era más caro y más insípido. Desde que lo hago yo, he descubierto lo riquísimo que puede ser y lo divertido que resulta. Ahora la tradición ha cobrado otro sentido que, ya sin niños, había perdido.
    Lindo relato y feliz año a ti también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mmmmmm! Sólo de leerte me están entrando ganas de intentarlo. ¡Quë bueno debe estar! Seguro que así saben mejor las pascuas. Gracias y buen año, Rosa.

      Eliminar
  4. Como dijera mi Isidro,una entrada ENCANTADORA llena de tu exquisito humor ¡Un honor compartir de la buena letra y aprovecho para desearos un muy feliz día de Reyes...!! ¡Besitos miles mi José Juan...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy feliz para ti también, María. Espero que hayas sido buena... Un eso y gracias.

      Eliminar
  5. Maravillosa entrada ya que estamos cerca de reyes con mucho humor gracias por compartir feliz semana saludos cordiales

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: