Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

miércoles, 6 de enero de 2016

TIEMPO...







“Cuanto más lo busques más implacable será. Está allí, conoce a la perfección cada detalle de ti, se alimenta de tu energía, de tus debilidades y con ellas abraza todas las células de tu cuerpo. Eterno e insaciable, necesita siempre más. Puede terminar con todo lo que conoces como lo conoces y nada escapará pues sus efectos son despiadados… gritarás, sufrirás,  querrás escapar pero no habrá marcha atrás. ¿Te preguntas de qué hablo? Está más cerca de lo que crees. Asecha desde ese marco antiguo de líneas  trenzadas y  paciente espera tu arribo para tomar de ti todo lo que necesita.”

Mauricio sonrió al terminar de escuchar la historia que le contaba la pordiosera, le dio dos monedas para recompensarla y terminó el paseo. Estaba ocultándose el sol cuando llegó a su hogar. Después de tomar el té de la noche subió a su habitación dispuesto a descansar.


No pudo evitarlo, miró aquél espejo rectangular que pendía al final del pasillo recordando la historia que había escuchado. Sonrió al pensar que ese espejo tenía más de tres generaciones en su familia y que contaba con unas perfectas líneas  trenzadas, tal como las había descrito la mujer. Intrigado se paró frente al espejo y observó. Los rayos de la luna entraban escasos por el tragaluz, sin embargo,  se encontró con su nítida figura. Pudo mirar al Mauricio del reflejo; la ropa,  el color de su piel, sus cabellos, la barbilla… Hizo un alto en el brillo extraño de su mirada y fue cuando, frente a sus ojos, vio ocurrir aquellos impactantes cambios; sus ojos se tornaron acuosos, unas líneas inclementes desfiguraron los rasgos que tan bien conocía, unos blancos cabellos enmarañaron su cabeza, su piel se transformó en una delgada capa arrugada adherida a sus huesos. Quiso gritar, huir, pero ya no hubo marcha atrás… Transfigurado forzó a aquellos ojos turbios a mirar para encontrase con la silueta de un hombre joven que se alejaba apresurada por el pasillo; entonces supo claramente que había sido consumido por el tiempo.

DIANA PINEDO

MÁS TEXTOS DE LA AUTORA: GRAFEMA11





6 comentarios:

  1. ¡Maravilloso Diana...!!! Una forma muy profunda de tocar el implacable paso del tiempo...ME ENCANTA Gracias por compartir ¡Besitos miles linduraaaaa....!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maria, me alegra que te haya gustado. Yo encantada de seguir aportando a blogger house.
      Abrazos cariñosos!!

      Eliminar
  2. Una historia muy original acerca del influjo y el control del tiempo sobre nuestras vidas en forma metafórica, imaginativa. Tiempo, un parámetro complejo que a algunos nos trae de cabeza pero para el que el protagonista supondrá un antes y un después. Mágnfíco, peculiar, no deja de sorprender su final. Me encantó.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario y la lectura Marisa. El tiempo, que pisa nuestros talones, que viene sobre nuestras cabezas, tiempo, tiempo.
      Me alegra que te haya parecido peculiar.
      Abrazo!!

      Eliminar
  3. Maravillosa entrada tiempo es lo que nos falta a veces ,para intentar hacer lo que nos gusta hacer ,gracias por esta maravillosa entrada saludos cordiales Diana Pinedo ortega

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isidro por la lectura, el comentario y la difusión.
      Abrazos cariñosos!!

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: