Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 18 de enero de 2016

Salud y vino

SALUD Y VINO



Unos médicos aguafiestas ingleses quieren tumbar la saludable relación entre un par de copas de vino y la prevención de accidentes cardiovasculares. Lo han dicho esta semana en algún telediario, que tampoco es que sean sinónimo de autoridad ni rigor, para qué nos vamos a engañar a estas alturas de la película. Pues van a tener que esforzarse más si quieren que yo les haga caso; por eso traigo, al hilo de estos días de frío, una serie de refranes sobre la benéfica influencia del mosto fermentado en el tratamiento de catarros y resfriados. El primero, en la frente:

-Bebe tras cocina, y manda al cuerno la medicina.

En esa línea, otro proverbio cambia la otoñal vacuna de la gripe por esta otra:

-Tinto con jamón es la mejor inyección.

Ya sé que catarro y resfriado son la misma cosa, una inflamación de las vías respiratorias que cursa con moqueo y malestar general, pero, en algún momento de mi niñez, a mí se me metió en la cabeza que el catarro viene con tos y el resfriado con estornudos, y no me saques de ahí. ¡Oye!, cada loco con sus temas y, además, hay un refrán que los diferencia y me da la razón:

-El agua pa'l resfriao y el vino para el catarro.

Es antiquísimo el empleo del vino como aliviador de los síntomas catarrales, mejor si viene caliente y especiado. Ahí está, verbigracia, el hipocrás, una de cuyas recetas españolas más antiguas es del siglo XIII y se debe al médico aragonés Arnau de Vilanova (1238-1311):
"En un saquito de lienzo se introducen tres onzas de pimienta, tres de clavos de especia, tres de nuez moscada y tres de uva pasas. Póngase a hervir la mezcla en tres libras de un vino bueno hasta que se reduzcan a dos. Añadir, entonces, azúcar al gusto"
Dado que era un remedio popular, estaba en todas las bocas, pero no en especie, sino de boquilla, porque las especias eran muy difíciles de importar y, claro está, carísimas. En consecuencia, pasó al refranero:

-A catarro gallego, tajada de vino.
-En el verano por el calor y en el invierno por el frío, es saludable el vino.

En estos primeros refranes se ve la relación que la sabiduría popular establece entre el frío, la humedad y los resfriados. La explicación científica es que las bajas temperaturas aletargan el sistema inmunitario. Y sí, al decir tajada, debemos entender melopea. Que me disculpen los médicos que lean estas líneas, pero a mí se me han curado catarros después de una noche toledana, que ya se sabe que son noches frías (y húmedas por culpa del Tajo). En la misma línea que el anterior, hay otros refranes que insisten en fermentar los resfriados:

-A las penas y al catarro hay que darles con el jarro.
-El vino en jarro jura el catarro.
-Para curar el catarro, no hay como el jarro.

Otra sentencia popular, más prudente, aclara y previene:

-Al catarro, con el jarro, pero nota que el jarro no es bota.

Traduzco: con tiento, el hipocrás es remedio; a chorros es vicio, sino pecado. Y, mira por dónde, con la instigadora del Pecado Original vamos a terminar, pues este último refrán la rehabilita:

-Camisa de culebra con vino, el mejor medicamento para el vecino.

Resulta que, en la tradición popular, la piel que la serpiente muda era muy apreciada para curar un amplio abanico de enfermedades respiratorias. Por cierto, en mi blog personal te hablo esta semana de una víbora, también venenosa y con la lengua bífida, pero que andaba sobre dos piernas. Y era, como los médicos aguafiestas del principio, inglesa:


Pues hasta aquí esta entrada... ¡Aaaaaaaaaaaatchís!... ¡Salud! (Gracias). Creo que voy a bajar a la bodega a por un remedio... No, mejor que me lo traigan, ¡Bautistaaaaaa!

8 comentarios:

  1. Amigo José Juan, en mi entorno familiar siempre hemos bebido vino.. y nos ha ido bien
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues claro, Su, pues claro. Mucha pamplina es lo que hay. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Unos buenos remedios que en casa de mi suegra que era gallega siempre hacia un ponche con vino caliente y yemas de huevo con azucar.Un remedia que hacia su efecto.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuela también me los preparaba. Eran tremendos. Feliz semana, María del Carmen.

      Eliminar
  4. Eres un encanto mi José Juan,me has hecho reír,conocer y recordar...Mi padre usaba mucho los dichos sabiduría de nuestro pueblo,el vino tiene su lado medicinal,no soy una experta claro,pero cuando cantaba muy recomendado era el brandy con miel,limón para preservar bien la voz...Y para más efectivo nada mejor que un tragito de tequila,creo ya estoy subiendo el tono de la medicina :DDD ¡Buenísima entrada y aprovecho para desearos tengáis una estupenda semana....!!! ¡Besitos,muchitos....!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Los remedios populares unen mucho, por lo que veo, incluso entre continentes. Gracias por tu comentario, feliz semana y un beso.

      Eliminar
  5. Muy buena entrada magistral me a gustado mucho gracias por compartir saludos cordiales

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: