Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 25 de enero de 2016

¿Qué pudo pasarle a mi vecina, Barbie?

De pequeña tuve una vecina que también era mi tocaya y más o menos teníamos la misma edad, era rubia de ojos azules con una larga y lisa melena. Vivía en el segundo piso del edificio a mano derecha, se había ganado a pulso el sobrenombre de Barbie, pues era demasiado coqueta, atrevida para su corta edad y muy preocupada por guardar una escultural figura. Reconozco que cuando cumplió los 15 años, todos los chicos del edificio al cruzarse en las escaleras o en la calle, se volvían para verla.

Tenía una malicia encantadora y un magnetismo especial, que hacía de ella una especie de muñeca deseada incluso por los hombres más adultos, ya que no dejaba a nadie indiferente. Siendo honesta debo decir que la detestaba, me resultaba una mujer adulta en miniatura, no la había visto nunca de pequeña mancharse la ropa, subirse en los toboganes del parque o arrastrarse por la hierba dando volteretas... Ella siempre estaba pendiente en gustar a otros chicos y muy segura de que su belleza la podía sacar de apuros.



Cuando cumplió los 18 años, sus padres le prepararon una fiesta, a la que también me invitó ella misma en persona, en realidad se trataba de su puesta de largo, al considerarse mayor de edad. Dicha celebración se hacía en el Casino de la ciudad, pues su madre quería ya buscarle pretendientes de familias adineradas, ya que la niña merecía un "buen partido" para el día de mañana. Aquel ambiente me incomodaba absolutamente, de manera que opté por darle una buena excusa que me ayudase a "librarme" de semejante patochada, por no calificarlo de algo despreciable y anodino.

Barbie optó por pedirle a otro chico de su misma edad, que también vivía en el mismo edificio y que era el perfecto galán de las chicas que vivíamos por aquella misma zona, que fuese su caballero para dicha fiesta. 
Como tenía bastante confianza con Álvaro y justo me lo encontré unos días antes de la celebración, en la hora del recreo,  del instituto en donde ambos estudiábamos, aproveché para preguntarle:

-¿Estarás emocionado con la invitación de Barbie para ser su acompañante?...

-¡Oh, no, no lo creas!. No me agrada mucho la idea, pero como es mi amiga y a mis padres les ha hecho mucha ilusión pues no me ha quedado otro remedio que aceptar. Intenté evadirme en un principio, pero ella insistió tanto, que entre unas cosas y otras, ahora ya no puedo dar marcha atrás.

-Bueno, no te preocupes, seguro que serás la estrella del evento y las chicas no te van a dejar en paz...ja,ja,ja,ja,ja,ja...

-Pero bueno, Marta, ¡cómo eres capaz de decirme esto y encima riéndote de mi!... 

-No te lo tomes a mal, Álvaro, es que me imagino a las chicas cuchicheando a tus espaldas sobre tu cambio de voz, ya empiezas a tenerla grave y te ha salido eso que llaman la "nuez de Adán"...  

-¿Lo ves?... ¡Si ya me imaginaba eso! ¡Todas las chicas con ese mismo tema de conversación!

-No hombre, no te lo tomes tan mal, seguro que no harás el ridículo y todas estarán loquitas esperando una sonrisa por tu parte. ¡Anímate!

-¿Y tú, vas a venir?...

-No, no me apetece en absoluto, bueno te lo digo en confianza, porque le he tenido que poner una excusa para no asistir.

-¿Y eso?.. ¿Por qué no quieres venir?... ¡Te echaré mucho de menos!

-No, no insistas, nunca me han gustado ese tipo de fiestas tan triviales y menos aún que tenga que exhibirme como una vulgar mujerzuela. Bueno ¡me tengo que ir, se me está haciendo arde!

Efectivamente, Álvaro acabó por asistir pero haciendo el ridículo total. Su rostro plagado de aquellas inoportunas manchas de acné con una incipiente barba, su nerviosismo y timidez, hicieron el resto. Sin embargo, Barbie, que parecía una estrella de cine, trató en todo momento de tranquilizarle, de hacer que lo pasasen bien y durante el baile que pudiera olvidarse de semejante apuro (eso es lo que ella misma me contó algunos días después).



Transcurridos varios meses, empezó a correrse con la pólvora, una noticia que me dejó impactada: "Barbie está embarazada y su familia ha dejado de hablarse con la de Álvaro". 
Luego me enteré que Álvaro había abandonado las clases del instituto, incluso que se había ido con su familia a vivir muy lejos de allí y que nunca más volvería a tener noticias suyas. 
Por otra parte, Barbie dejó de ser la jovencita alegre que yo conocía, también abandonó sus estudios y cuando parecía que iba a tener ya el bebé, dejó la vivienda familiar y se rumoreaba que la policía estaba siguiendo su rastro, mientras sus padres también la buscaban desesperados.

¿Dónde piensas que pudo irse, Barbie?... ¿Acaso le podría haber pasado algo grave?... ¿Qué final darías al relato y qué tipo de mensaje te ha llegado al leerlo?...
Gracias a tod@s por vuestros likes y comentarios.


Te invito a conocer mi nuevo blog literario donde podrás leer esta y otras entradas con esta temática narrativa o poética: http://seraseras.blogspot.com.es/

8 comentarios:

  1. Wow! What a story! Barbie is a real girl, complete with genuine things that take place it inopportune times! The moral of the story, at least to me, is simply to never live on such a high plane in your mind that a descent from it will kill you. Thank you for sharing this story, Consciencia. Kisses!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactly I was inspired by this famous character, for inventing a story through a young woman whose surface personality, vain, coquettish and immature, he plays a trick. Also his family conservative customs, do not forgive her, but on the other hand, her own mother has taught her to be this.
      The consequences Barbie require to mature, although the story is in suspense and did not make clear the end.
      Thank you very much, Paula, for letting me your comment.

      Eliminar
  2. Una historia que sin duda alguna nos lleva a reflexionar...Hay tantas jovencitas,tantas Barbies que aunque en apariencia tienen todo para ser felices la realidad es que no,querámoslo o no son los padres los principales agentes de su educación y aunque nadie enseña a ser padres el amor con responsabilidad debe ser su mejor indicador....Ahora amiga,si me preguntasen sobre un final de esta historia,como romántica incorregible mi final sería el siguiente:
    Después de dar luz a su bebé Barbie decide buscar a Alvaro e informarle que tiene un hijo suyo,él no puede dar crédito y al ver su nena(porque fue niña) Le dice que simpre la quiso,que le perdone por haberla abandonado peor que eso ya no volverá a pasar,juntos,abrazados caminan hasta el hogar de Álvaro para decirles a sus padres que han decidido vivir juntos y buscar darle un hogar lleno de amor a vuestra hija."
    Estupenda entrada Conciencia y Vida Magazine,gracias por compartir y darnos la oportunidad de interactuar con tus especiales letras ¡Besitos miles linduraaaaaa...!!!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de empezar a comentar quisiera decirte, querida amiga, María del Socorro, que me ha encantado que te hayas animado a participar también a la hora de responder a una de mis preguntas en el final de la historia, concretamente la de añadir un final a tu libre albedrío y naturalmente con tu estilo romántico incorregible, ja,ja,ja,ja...

      Estoy completamente de acuerdo contigo, en que la familia debe ser la parte esencial, para educar a cualquier niño/a, ya que los profesores no estamos con ellos más que unas horas y por supuesto no somos los responsables absolutos de su educación. Efectivamente nadie enseña a ser padres, sin embargo, el amor con responsabilidad ayuda muchísimo, como bien has expresado.

      Un gusto compartirlo con tod@s vosotr@s desde mi estilo personal para motivaros a reflexionar y que al mismo tiempo disfruteis con la lectura participando también de ella.

      Muchosssss miles de besosssss preciosidaaaad...!!!!

      Eliminar
  3. Una encantadora historia muy interesante hoy en día gracias por compartir estas maravillosa historia saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me agrada mucho, amigo lector y buen comentarista, Isidro Cristobal, que te gustase mi historia.
      Compartirlo es mi mejor forma de agradeceros vuestra amable compañía y el trabajo que hacéis de divulgación de nuestros escritos.
      Cordiales saludos

      Eliminar
  4. Creo que los padres deben ser un modelo y un ejemplo para sus hijos desde los hechos. Pienso que la madre de Barbi no supo en ese momento tan crucial de su educación orientarla en el verdadero valor de las amistades y en que no debemos dejar llevarnos por lo superficial. Que lo importante para estar con una pareja estable es quererla con sinceridad y no buscar el acomodo material, unicamente. En el fondo, Barbi no tuvo culpa si pensamos en la educación desde la que se enseña a los hijos. Por eso creo que este estupendo relato es didáctico y expresa importantes enseñanzas.
    Me ha encantado leerte, es una historia que tristemente está a la orden del día. Gracias por mostranos maravillosos trozos de realidad, como este cuento. La comparto.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  5. Si, estoy de acuerdo con lo que expresas acerca de que la educación empieza en la familia y no en la calle o incluso en la escuela o el colegio. La responsabilidad de traer un hijo al mundo es de sus progenitores y no de profesores o incluso de abuelos, porque no todos, pero algunos padres prefieren despreocuparse, ya por estrés laboral o psicológico o porque la diversión o el ocio les puede. Por otro lado, puede darse el caso, como en esta historia que ese hijo o hija, tenga una madre que no ponga atención en inculcar valores humanos, que contribuyan al crecimiento personal o interno y que únicamente esté pendiente de lo material, de hacer de su hija una persona inmadura, miedosa, irresponsable, preocupada nada más que de su belleza, de lo externo y que cultive principalmente la coquetería o la seducción, puesto que lo imparte para esa madre es casarla cuanto antes con un "buen partido", es decir, con un chico con buena solvencia económica y a ser posible de familia acomodada. Barbi, por consiguiente, es la consecuencia de los errores cometidos principalmente por su madre y de un padre ausente, que no toma nunca partido en la educación de su hija. De modo que, Barbi, no tuvo ninguna culpa, al contrario, se convirtió de un día a otro en una "muñeca rota", lo cual es bastante peligroso, pues no todas las jovencitas consiguen superar fácilmente este trauma, por eso he dejado un final en suspense, incluso he incluido algún indicio de que pudiera haberle pasado algo grave o trágico, porque este tipo de experiencias no siempre acaban bien desgraciadamente, eso dependerá de la fortaleza moral que tengan estas chicas, de su capacidad de superación, etc.
    De manera que, como muy bien has captado, Marisa, he escrito un relato muy realista y didáctico, porque en el fondo mi vocación educativa suele delatarme ...ja,ja,ja Además me ha tocado lidiar con padres bastante irresponsables, capaces de insultar a la persona que intenta cultivar ciertos valores humanos en sus hij@s y un sin fin de batallas más, que omito para no aburriros.
    Te agradezco mucho este enfoque crítico de tu comentario, con el modo de educar por parte de algunos padres y otras muchas cosas que me han motivado a responderte tan ampliamente.
    Encantada de saludarte como siempre y me alegro de que hayas creído conveniente compartirlo.
    Un abrazo y muchos besos.

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: