Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

martes, 15 de diciembre de 2015

Soledades de Can


Tú que sin juzgar me quisiste, 
comiste de mi mano y
 abrazaste la piel de mi cuello,
sin importarte mi físico, 
mi riqueza 
o mi ropaje,
me miras sin rencor, 
perro faldero,
con ojos más limpios que los míos,
con la verdad absoluta,
deseoso de que el amor no sea un filtro, 
sino cálida esencia.
Desde la naturaleza y abnegación 
con que nutres la existencia de los hombres,
 no pides fortuna, ni buena suerte,
ni nada en absoluto.
Sin condiciones ni egoísmos,
pierdes el tiempo gozosamente
en aquella mirada que me reservo.
 Juegas sin molestar 
o trastocar el silencio lúdico 
en tu compás,
en tus trotes y correteos,
en tu humilde devoción, 
en tu dulce vida, 
serena y agitada,
honrada y fiel.
Ignorando maltratos y soledades,
lames tus heridas de la calle,
tragándote excesos ajenos,
hambre y sed.
 En un sueño inquieto
duermes con un ojo abierto y otro cerrado.
Y por fin, desapareces del callejón,
Arrastrado por una red viscosa,
camino de la más tétrica cárcel.
Desde mi ventana observo la escena,
con indignada resignación
juzgo a mis congéneres,
intento despreciarles con anhelo,
aunque muy en el fondo de mi turbación, 
y con lágrimas opacas, 
solo alcanzo a compadecer a mi especie 
mórbida y cuadriculada.
Indecente.
Ignorante.
Humana, al fin y al cabo.


Si te apetece puedes visitar mi blog: Nuevo Viaje a Ítaca

6 comentarios:

  1. Un poema muy bello salido de esa pluma que tienes llena de un sentimiento especial gracias por traer tus maravillosas letras gracias y unas felices navidades ,Marisa Doménech Nuevoviajeaitaca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isidro. Es un canto a la libertad, contra el abandono de los perros. Un país, una civilización, se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales. Quizá parezca un tanto exagerado, pero si consideramos el carácter del maltrato a un ser inocente, quien es capaz de hacer algo así, da que pensar...
      Me alegro que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar
    2. Se me había olvidado poner que la cita del principio del comentario anterior es de Gandi...

      Eliminar
  2. Muchas gracias, Marisa, por hacernos comprender y valorar esta relación entre el can y su dueña, es decir lo que este compañero fiel ha sabido trasmitirte y que ahora con el buen hacer de tu pluma nos lo cuentas en verso.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. La relación entre un perro y su dueño es subjetiva y atiende al cariño, pero no hay que olvidar que los canes también son seres que realizan tareas cuando se les enseña y que muestran una fidelidad incondicional. Os agradezco las palabras tan amables para la poesía y me hace mucha ilusión que sea de vuestro agrado.
    Un abrazo fuerte, compañeros

    ResponderEliminar
  4. Bello Amantísima Marisa...Dicen que si quieres conocer el alma de un ser humano basta con que veas como trata a los animales...Y por otro lado hay estudios que aseguran que el perrito es sumamente fiel y extremadamente noble con su amo porque vive permanentemente enamorado de él,lo cual aún cuando sea una teoría me parece maravilloso,todo esto me has llevado a evocar la profundidad de tu pluma,inigualable,certera,con letras que van más allá de ellas,no les basta la tinta...Llegan al corazón. No me queda más que decir ¡Dichosa te recibo y orgullosa te comparto...!!! ¡Besitos miles,linduraaaa...!!!

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: