Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

jueves, 17 de diciembre de 2015

Sobre el odio

Intentar poner fin al odio con más odio es como tratar de limpiar una piscina con una manguera. No hace falta decirlo: absolutamente inútil. Aun así las personas insistimos en ello. ¡Contestamos al odio con odio! ¿Qué conseguimos? Llenamos aún más la piscina, pero la mantenemos igual de sucia. Entramos en una espiral de aversión. Un bucle. Tú me pegas, yo te pego. Y vuelta a empezar. Tú me pegas, yo te pego. Sembramos sed de venganza. Enseñamos a los nuevos jóvenes a odiar.

Es una especie de dilema de prisioneros. Podemos parar las atrocidades por nuestra parte, pero… ¿y si ellos no lo hacen? En ese caso estaríamos en desventaja. Entonces, ¿para qué arriesgarse? Yo tengo una respuesta para eso. Bueno, yo no. La tiene el huérfano que vio cómo una bomba evaporizaba a sus padres. La tiene esa madre que no volverá a besar a su hijo. La tiene esa chica que presenció cómo las balas atravesaban los cuerpos de sus amigos. La tenían todas esas personas que día tras día se vieron forzadas a luchar para sobrevivir… sin éxito. Personas que por estar en el lugar y en el momento equivocados tuvieron que sufrir un brusco final. Nadie merece algo así.

Podemos cambiarlo. ¿Que nos han atacado? No haciendo nada al respecto su próximo ataque tendrá consecuencias más leves. Eso suponiendo que haya próximo. Oh, y no olvidemos el diálogo. No siempre se está dispuesto a hablar. Sin embargo, logrando el contacto, la comunicación se reivindicará a sí misma como el arma más potente y eficaz, por encima de cualquier otra.

Lo sé, no es tan fácil. Pero ¿vale la pena el sacrificio de miles de vidas por el temor a la dificultad?

“La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad: sólo la luz puede hacer eso. El odio no puede expulsar al odio: sólo el amor puede hacer eso.” – Martin Luther King (1929 - 1968)

Enlace a mi blog: Umberto Alberto

6 comentarios:

  1. Me parece muy acertada tu postura, Umberto, el odio nunca se puede parar con más odio, al contrario es una energía que si se alimenta a si misma multiplica sus efectos negativos y puede acabar con las esperanzas de hasta el más sensato.
    La prevención está en la educación, en el desarrollo integral de la persona, por eso esta no solo debe proporcionar conocimientos,sino también valores, creencias y actitudes frente a distintas situaciones, como la violencia.
    Me ha parecido muy importante que hayas elegido este tema para tu artículo y te lo agradezco.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he tratado el aspecto de la prevención, pero realmente sí sería acertado basarla en la educación, así como el desarrollo integral de la persona, como bien dices. Gracias por tu aportación, saludos.

      Eliminar
  2. Una preciosa entrada Umberto Alberto...Me quedo con el cierre de ella que dice así:
    “La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad: sólo la luz puede hacer eso. El odio no puede expulsar al odio: sólo el amor puede hacer eso.” – Martin Luther King Es mi filosofía de la vida,quizás muy idealista para los tiempos que vivimos pero creo firmemente que el camino para que el odio y las riñas y guerras paren es sin duda el amor...No sólo refiriéndome con ello al amor de pareja,sino al amor universal,amor a la naturaleza,al infinito Universo y al más cercano,el nuestro...ME HAN ENCANTADO tus letras ¡Felicidades y que tengas felices fiestas...!!! ¡Besitos,cargados de amor...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creer en el amor como la herramienta para poner fin a las guerras, al odio en general, es algo idealista. Sin embargo, lejos está de ser una fe estúpida. Des de mi punto de vista es el camino que la sociedad debería perseguir. Y, en efecto, el amor va mucho más allá que el amor de pareja. El amor es el vínculo que además de enlazarnos con el resto de personas nos une con todo lo que nos rodea. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Una maravillosa entrada llena de reflexiones maravillosas esa es la esencia de la vida ,no odiar a nadie saber vivir la vida Gracias umberto Alberto feliz navidad saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tratar de alejarse del odio, eso es. ¡Gracias y feliz Navidad!

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: