Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 21 de diciembre de 2015

La cena de un Rey


LA CENA DE UN REY





Antes de ser rey de España, Carlos III lo fue de Nápoles. Y de allí se trajo dos tradiciones navideñas que los españoles consideramos muy nuestras: la lotería y los belenes. Pero lo que aquí me interesa de Carlos de Borbón no es lo que trajo, sino lo que se metía entre pecho y espalda; y por las fechas en las que estamos, cómo eran sus cenas, en especial la de Nochebuena. 


El llamado rey alcalde era frugal, pero su rango le obligaba a mantener el fasto. De lo primero dan fe sus desayunos. Todos los días, a las siete, tomaba dos jícaras de chocolate que remataba con un vaso de agua templada, aunque prescindía de este su había de salir de palacio, "por no verse precisado a bajar del coche". 
No es que fuera un tacaño, sino que la moderación era en él como un salvavidas; tenía miedo de padecer las graves neurosis de su padre, Felipe V, y de su hermano, Fernando VI, así que hacía más ejercicio que ellos, sobre todo cazar, y comía con cuidado. 


Sin embargo, sus cocineros le preparaban opíparas cenas, tan impresionantes a diario como en las festividades. Ahí va el menú real: 

SOPAS
Caldo claro con dos pichones
De arroz con sustancia
De pasta de Italia

TRINCHEROS 
Perdigones asados 
Mollejas de ternera en artaletes [empanadillas] 
Filetes de pato con salsa de naranjas 
Pareja de pichones en matelota [salsa marinera]
Lonchas de ternera con aceite 
Jigote [guiso de carne picada] de perdices
Polla [gallina nueva] estofada con vino de Borgoña

ENTRADAS 
Lomo de ternera asada

ASADOS 
Pollas de cebo 
Tres pichones 

POSTRES 
Tartaleta de conservas [confitura] 
Rosquillas de pasta flora 
Huevos frescos

Carlos III tenía buen gusto para elegir los vinos, normalmente un Borgoña, sustituido en los postres por malvasía de Canarias. El primero lo mezclaba con agua templada y aquí perdía todo el gusto empleado en la elección. Naturalmente, en Nochebuena cerraba la cena un repertorio de veintidós platillos de dulces, frutas frescas y frutos secos. Al rey le servían turrón, pero el mazapán, en cambio, se reservaba para los bautizos.

De todo ello, el Borbón comía un plato de sopa, picaba algo de asado acompañado de ensalada de lechuga con agua, azúcar y vinagre (el aceite era para los candiles y las ventas del camino) y remataba con un huevo fresco. Siempre tomaba una copa de malvasía canaria en la que mojaba miga de pan tostado. Mirándolo así, me recuerda a las cenas de Nochebuena en mi familia. Siempre juran las abuelas que de este año no pasa que cocinen menos, que luego sobra mucha comida... Son como promesas de campaña electoral, que nunca se cumplen.

Si quieres conocer el origen de algunas tradiciones navideñas de menos alcurnia que las de palacio, te invito a que las disfrutes en mi blog personal:


http://vientodemisvelas.blogspot.com.es/2014/12/guiris-con-punetas-navidades-si.html

8 comentarios:

  1. Siempre me he preguntado qué hacían con la comida que sobraba en las mesas reales. Era tal el despropósito que el porcentaje de comida ingerida tenía que ser mínimo. Nada comparable a las más opíparas cenas navideñas de la actualidad (que también tienen lo suyo, pero menos)
    Interesante entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo llevaban los criados y, en algunas ocasiones, los pobres. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me pregunto cuántas croquetas y canelones debían comer los de Palacio durante días y días hechas con las sobras de esas opíparas comidas. Y lo digo porque en casa de mis padres, teníamos croquetas y canelones para un mes. Mi madre ya no sabía que hacer con las pechugas del pavo que no gustaban a nadie y ... hala!
    Quizás fruto de esos recuerdos intento no pasarme. Sólo un día de comida familiar y el resto de comida normalísima (a poder ser ensaladas y verduras).
    A los que les guste comer por estas fechas estarán de enhorabuena, a los que comer nos supone únicamente una necesidad vital, un tormento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acuérdate de la socorrida "ropa vieja". Gracias por tu comentario. Besos.

      Eliminar
  3. EX-QUI-SI-TA Entrada mi José Juan...No podría ser de otra manera....El viento de tus velas siempre trayéndonos la historia en una manera muy especial que siempre nos deja un delicioso sabor de boca ;) ME HA ENCANTADO...¡Gracias por compartir....!!! ¡Que gocéis de unas muy felices fiestas...y mis besitos,nunca pocos,siempre infinitos...!!!

    ResponderEliminar
  4. Una maravillosa entrada ahora que vienen estas fechas navideñas ,gracias por traer estas maravillas feliz navidad saludos cordiales

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: