Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

jueves, 10 de diciembre de 2015

La blanca navidad de Sufrida



Navidad, esa festividad de fin de año en donde tanto la tradición como el mercadeo nos venden la idea de dar lo mejor de nosotros para compartir sin razón aparente. Nada más lejos de la realidad: son muchas las razones por las cuales las personas y hasta empresas se preparan para ellas, las cuales deben o se supone que son tiempos de paz y alegría.

            Sin embargo, siempre hay un buen número de despechado/as por lo ocurrido en el año que ven en la celebración una excusa para la melancolía y la tristeza, que contrasta con el ambiente de jolgorio que los rodea: Sufrida Pérez era una de ellas. Lo peor de todo, es que su desgracia fue aún mayor: tras largos años de prometerse amor eterno, Sufrida terminó con su novio de toda la vida luego de descubrir diferencias irreconciliables, ¡¡justo días antes de comenzar diciembre!!

            Fácilmente Sufrida fue otra de las víctimas fatales que disfrutan el villancico de Marco Antonio Solís, pero el colmo no terminó allí. Cierto día, alguien tocó a su puerta, que al abrirla no encontró a nadie, salvo una pequeña caja llena de agujeros con algo peludo moviéndose adentro. En la parte superior, estaba pegada un papel con una frase escrita en puño y letra de su ex – novio que decía: “Disfruta mi último regalo de navidad”.

            Con cierta suspicacia, Sufrida abrió la tapa y apenas vio su contenido, comenzó a estornudar: ¡¡era una joven gata blanca con un lazo rojo de regalo alrededor de su cuello!!

            Su ex era cruel: él sabía de su alergia a los gatos y no era posible que disfrutara de su compañía; el precio que debía pagar  por haber roto con él.

            Ella tomo a la gatita y la alejo lo más lejos que pudo: en un vertedero de basura vecinal. Pero a los cinco minutos, la sinfonía de maullidos se hizo insoportable, por lo cual le vertió agua de una cubeta: la gata corrió despavorida.

            Justo cuando pensó que todo terminó, una serie de arañazos en la puerta rasgó su tranquilidad. Ella fue decidida, pala en mano, a expulsar a la intrusa. Pero apenas abrió un poco la puerta, la felina aprovecho para entrar por la brecha. Pasaron las horas y Sufrida buscó, buscó y rebuscó sin lograr encontrarla. Finalmente cayó exhausta en su sofá.

            Horas después, un ruido de cacerolas que caían y platos que se rompían la despertó. Cuando llego a la cocina, vio que estaba hecha una réplica a escala micro de Troya luego del saqueo, además de un olor desagradable de carne descompuesta. En el centro de la cocina había una rata muerta, la más grande que ha visto en su vida. Justo detrás de su cuerpo sin vida, estaba la gatita parada de cuclillas en sus patas traseras, con las delanteras soportando el resto del cuerpo y una carita con expresión tierna y a la vez melancólica; sus grandes ojos amarillosos clavados hacia ella de forma conmovedora. Lo último que hizo fue decir un suave miau.

            Pese a que siguió siendo alérgica a los gatos y les costaba entenderlos por completo, Sufrida de algún modo se adapto y con el pasar del tiempo le tomó cariño a su traviesa pero útil mascota. Se volvió jubilosa porque al final descubrió que su ex, lejos de jugarle una pesada broma, le dejo sin saberlo el mejor regalo de navidad de su vida.




7 comentarios:

  1. ¡Que precioso cuento...!!! También los mininos sufren,pero tanto Sufrida como su gatita se hicieron compañía una a la otra...ME ENCANTÓ...¡Gracias por compartir,felices fiestas Alberix...!!! ¡Besitos,muchitos...!!!

    ResponderEliminar
  2. A nasty Christmas trick turned out to be the optimal thing for all concerned. Sometimes that is the best that we can expect from those who have no more to give than optimal. Thank you for sharing a fascinating micro, Alberix. Kisses and have a pleasant Friday.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ser una de mis más ávidas lectoras, Miss Koval

      Eliminar
  3. Una entrada maravillosa sobre estas entrañables fechas de navidad gracias por compartir feliz navidad gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti tambien te deseo una feliz y blanca navidad; hace rato que echaba de menos tus críticas

      Eliminar
  4. Me encantó este cuento navideño entrañable. ¿Cómo no se van a hacer de querer los preciosos y útiles gatitos? Supongo que habrá poca gente que no los soporte, porque en última estancia te dejan la casa limpia de ratones, como le ocurrió a la protagonista. Ese fue precisamente el punto de inflexión y el comienzo de una gran amistad.
    Muchos besos y felices fiestas, Alberix

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: