Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

viernes, 27 de noviembre de 2015

Microrrelato borde y ficticio


Se despertó en la cama que tantas noches había compartido con su ex novio y descubrió con sobresalto que no estaba sola. Alguien yacía junto a ella, durmiendo plácidamente. Era Marcos, el hombre que le había roto el corazón, o por lo menos se parecía mucho a él, pero al mismo tiempo era un extraño, un individuo desconocido que le hacía sentir miedo y repulsión a un tiempo.
Se incorporó despacio para no despertarle, conteniendo la respiración. Sentía un sabor metálico en los lados de la lengua y notaba el tamborileo del corazón, que se aceleraba por momentos. Tocó bajo la almohada y notó que aún seguía allí: era un cuchillo de monte que había pertenecido a su padre. Lo aferró firmemente y lo descargó con fuerza una y otra vez sobre el pecho de aquel miserable que había osado invadir su intimidad. Vio como se abrían sus ojos de la sorpresa y observó como se extinguía la luz en ellos. Todo se volvió rojo como la sangre que le corría por las manos… y entonces se despertó cubierta de sudor y llorando amargamente.
Sara, que había ido a pasar unos días con ella, acudió al dormitorio casi de inmediato. Su amiga tenía pesadillas cada noche desde que había roto con su novio. Habían tenido una relación tormentosa que había tocado a su fin cuando ella descubrió que aquél a quien amaba era prácticamente un desconocido para ella, un hipócrita y un cobarde.
En cuanto contaba lo que había sucedido y se daba cuenta de que todo era un mal sueño solía calmarse, pero en esta ocasión Sara no conseguía que su amiga dejara de llorar. Intentó tranquilizarla explicándole que no se trataba más que de una ilusión, pero ella seguía hipando y derramando lágrimas.
– Ya lo sé, ya lo sé – dijo entre sollozos – Ya sé que todo ha sido una pesadilla,  pero no es eso…
– Entonces, ¿por qué sigues llorando? – le preguntó su amiga alarmada
– Ay – respondió con un suspiro – ¡¡es que algunos sueños no se hacen realidad!!

8 comentarios:

  1. Una interesante entrada gracias saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Isidro, por compartir y comentar siempre, un beso enorme

      Eliminar
  2. Would it be murder if nightmares came true? Good quality micro, Chari. Nicely done in a few words. Kisses!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Paula, y mil gracias por comentar siempre mis entradas. Un beso enorme

      Eliminar
  3. Sueños asustadizos, he tenido sólo unos pocos, es los que se sienten tan reales, que me sentí como lo hizo en tú sueño. Estoy agradecido de que no he tenido muchos. Muy bien writen, pude sentir las emociones en él. Gracias por compartir querida amiga {:o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo pocas pesadillas, antes las tenía más a menudo, pero ahora parece que no, es muy desagradable ese tipo de sueños tan angustiosos. Me alegra que te haya gustado, Cindy, muchas gracias por comentar

      Eliminar
  4. Los sueños si que me gustaría que se cumplieran, pero las pesadillas no sé yo. Besos

    ResponderEliminar
  5. Muy original mi Chari,como todo lo tuyo y al final con ese tono divertido que siempre le imprimes a tus letras ME ENCANTA..¡Gracias por compartir,besitos linduraaaaaa...!!!

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: