Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

martes, 24 de noviembre de 2015

La caza

Aunque estoy tendido sobre el asfalto de un oscuro callejón con la entrepierna sangrando, no quiero morir aquí mismo. Afortunadamente, el tiro de gracia cuya trayectora apuntaba directamente al corazón fue esquivado, concediéndome una prórroga. 20 centímetros cúbicos de carne desgarrada y una bala de plata extraída de cuajo con mis propias garras, conforman parte del macabro escenario, una cacería a dos bandas, de intereses espurios.

Ahora me doy cuenta de que la muerte es solo una cuestión de tiempo. Las almas negras no tienen derecho a vivir en paz. Siempre surgen justicieros, o puede que algún vulgar asesino a sueldo, pagado por el ejército y las fuerzas de seguridad del Estado para así, finalmente, arrebatarnos de un plumazo el sueño infinito de la eternidad.

Me dirijo casi a rastras a la Catedral. No está lejos. Mi cazador furtivo, uno de tantos policías infiltrados que combaten en esta guerra secretamente decretada, también se encuentra herido y ha huido. Sin embargo, le aguarda mejor pronóstico que a mí.

Entro en el confesionario y expreso mi dolor. Mi pena interior. Porque apenas siento nada físico. Solo calor. El padre me escucha diligentemente por detrás de la rejilla con la cabeza gacha, como queriendo concentrar toda su atención. Un último deseo es proferido. Mi lengua me abrasa, me quemo por dentro, todo mi cuerpo parece un conjunto armónico de ascuas ardientes. 

Con la ropa hecha jirones y ensangrentado, me dirijo hacia el Pantocrátor. Rezo las oraciones que me ha indicado el cura que me observa desde la lejanía profundamente conmovido mientras observo la imagen del Todopoderoso enmarcada en un centro oval. La figura mayestática muestra a un dios con el que nunca hasta ahora había comulgado, que se expresa a través de la mano derecha levantada para impartir la bendición y con la izquierda portando los Evangelios.

De repente una luz resplandeciente se postra sobre mi cuerpo malherido. Es grandiosamente deslumbrante. Tanto, que me produce fotofobia. Ceguera que por lo demás, no me ha impedido oler a otro de mis cazadores que acecha en las proximidades. Esta vez no se trata de una persona. Probablemente me haya encontrado siguiendo el rastro de sangre que he ido dejando todo este tiempo sobre el suelo de la calle.

Sé que no puedo hacer otra cosa que esperar. Entiendo que no se atreverá a entrar en un lugar sagrado. Aunque finalmente lo hace.
El sacerdote se ha interpuesto entre los dos. Con su cuerpo alineado a modo de escudo, me protege de la bestia que se adelanta unos pasos en actitud amenazante. Mon señor Gracián, -con ese nombre es como se me presentó mi redentor-, se ha abalanzado sobre él y le muestra con contundencia una cruz rociada con agua bendita. Sin más preámbulos, el demonio le arranca la cabeza de un zarpazo, yendo a parar ésta sobre el altar.

En los albores de un tiempo nuevo, el mundo que conocemos, caracterizado por ser un lugar de magisterio y control depredador del hombre por el hombre, tendrá que luchar ahora contra la nueva amenaza que se cierne sobre la faz de la Tierra. Miles de seres demoníacos con apariencia humana han logrado rebasar los umbrales del inframundo camuflándose entre la gente. Ni siquiera un renegado arrepentido como yo puede esperar clemencia de sus iguales. Me espera el castigo de Lucifer. Sin embargo, he obtenido el perdón de Dios. Y los supervivientes tendrán el objetivo de poder cambiar la correlación de fuerzas futura. 

Le miro fíjamente a los ojos antes de que destroce alguna parte vital de mi fisonomía. Sin embargo, no me preocupa ya. Me acaban de prometer que voy a ascender hacia la luz.


AMARAL - CAZADOR



Si te apetece puedes visitar mi blog: Nuevo Viaje a Ítaca
http://nuevoviajeaitaca.blogspot.com.es/

8 comentarios:

  1. Estupendo Marisa,un relato en el que me hiciste sentir como en una película futurista,mas nada alejada de la realidad....Vino a mi mente que sentirían esos mercaderes del planeta que por sus ansias de poder talan y cazan de nuestra naturaleza,me vino a la mente que sentirían si fuesen cazados en la misma forma,quizás serían más piadosos con nuestros animalitos... Nos llevas a la reflexión,al mismisimo corazón de un renegado arrepentido ante el acecho del mal...ése que ya no está en el inframundo,sino aquí,entre nosotros... ¡Una gran entrada Amantisima Marisa,Gracias por compartir...!! Con tan buena letra sólo me queda decir ¡Con gusto te recibo y orgullosa te comparto...!!! ¡Besitos linduraaaaaa...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi preciosa María,
      Como siempre muy acertada y rigurosa en tus comentarios. Me llena de orgullo que me digas tantas cosas bonitas. Muchas gracias por tus palabras!!
      Es una especie de distopía- terror- monstruos que invaden la tierra. Muy a lo Lovecraft, salvando las distancias, claro.
      Me alegro de que te haya hecho sentir así, es un relato futurista que gracias a dios no se dará, menos mal que es pura ficción.
      Miles de besos.

      Eliminar
  2. Una maravillosa entrada preciosa salida de esa pluma tan especial que tu tienes Marisa gracias por traer estas maravillas feliz semana saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidro,
      Tus palabras me alegran mucho y me animan, tú siempre tan amable, amigo Isidro.
      Muchas gracias por leerme y por tu compañerismo solidario.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Wow!! De una intensidad magistral y el tema "fantástico" mezclado con la trascendencia del alma.
    Me encantó el final y disfruté mucho leerlo Marissa.
    ABRAZOS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué fantástico que te haya llegado con intensidad esta historia futurista y filosófica!. La música era muy afín, además me encanta Amaral.
      Muchas gracias por leer la entrada y por tus palabras de apoyo.
      Abrazos!!

      Eliminar
  4. ¡Qué historia! Es breve y concentrada, como mejor golpe de un boxeador! Los personajes se desarrollan con la historia, y la historia se mueve bien, no tan rápidamente que pierde la realidad que ha establecido para sí mismo, y no tan lentamente que pierde el interés del lector. Muy bien hecho, Marisa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga Paula,
      Se concentran sentimientos de miedo, el instinto de supervivencia, la clandestinidad, etc, es una guerra encubierta que parece que no tardará en descubrirse a ojos de todos, pero también hay cuestiones de filosofía como los actos de fe y las creencias, el bien y el mal, sin profundizar demasiado porque el relato no es extenso.
      Me alegro de que te haya gustado. Tu análisis me ha encantado, yo no lo hubiese expresado mejor. Es un placer disfrutarlo.
      Un abrazo

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: