Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 23 de noviembre de 2015

Flor que se esconde

FLOR QUE SE ESCONDE


En un entrada anterior te presenté a Nea, la ninfa latina que dio nombre y forma a la castaña. Pertenecía al cortejo de Diana y, por tanto, era virgen; Júpiter quiso estrenarla y la diosa la transformó en el fruto otoñal para proteger su castidad: Casta Nea, nombre latino de la castaña. Por algo parecido echamos hoy unas hojas lanceoladas y muy verdes al escabeche. Apolo, el bello dios de la música y el sol, quedó prendado de otra ninfa, Dafne: la persiguió como un sátiro hasta que Zeus, apiadado de los gritos de auxilio de ella, la transformó en un laurel.

El Padre de los dioses era, como bien se puede notar, caprichoso. Lo que él no se pudiera llevar a la boca no podían tocarlo otros. Pues en una de aquellas se le antojó prendarse de... ¡Un momento, un momento! ¿Conoces una bebida que se llama Cynar? Es un destilado italiano, para mi gusto muy amargo, de hierbas y alcachofa. Su nombre también sale de la mitología, bueno, para ser exactos, sale del nombre científico de la alcachofa: Cynara scolymus. Pero este viene de otro personaje mitológico...

En la isla de Kynaros, al sur del mar Egeo, vivía en una época más feliz que la nuestra una hermosa princesa que no había conocido ni dios ni mortal. Un día, en una tregua de su desaforada satiriasis, Zeus estaba asomado a la balaustrada del Olimpo que daba a su juguete favorito, la Tierra. Parece que por entonces era plana, así que el dios supremo podía recorrerla de un vistazo sin necesidad de esperar a que completase una vuelta.

Zeus se hurgaba distraídamente la dentadura después de haberse dado un banquete de néctar y ambrosía cuando, ¡por Zeus!, o sea ¡Por Él!, alcanzó a vislumbrar a la doncella más encantadora que jamás hubiera visto (también es verdad que tenía memoria de pez). Como un rayo de sus manos se lanzó sobre su presa para, en forma de águila, raptarla y darse placer con ella.

Conseguido su objetivo, recordó que no sabía su nombre, así que, como quien no quiere la cosa, se lo preguntó: "Cynara -le respondió ella-, así me llamaron mis padres, a los que tú has roto el corazón". Desde ese día, la estancia de Cynara en el Olimpo fue de lo más amarga, pues la moza hipaba y sollozaba, ya que los placeres de la morada de los dioses no bastaban para consolarla de la añoranza de su familia y su isla. El caso es que, finalmente, consiguió burlar la vigilancia de Zeus y de su chivato principal, Hermes, y pudo regresar a Kynaros. Quizá pienses que el dios de dioses, ocupado en otros cortejos, se había olvidado de ella; pues no, sus juguetes eran suyos, jugase con ellos o no, y los de los demás también.

Zeus se plantó en la isla y, furioso por el desplante de Cynara, la transformó en una flor de duros pétalos que parecían los dientes de un perro y le negó color y perfume: "Lo más tierno de ti lo encerraré en una coraza. Y ya que te amargaste en la cuna de todo placer, amarga te quedarás". Y de ahí nació la alcachofa, cuyo corazón es lo más sabroso de ella.

No te será tan difícil alcanzar el mío si aceptas mi invitación a mi blog personal: 

11 comentarios:

  1. una entrada Maravillosa salida de pluma gracias por compartir Jose juan picos Freire gracias saludos cordiaes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Isidro. La pluma la ponemos nosotros, pero Blogger House nos regala el papel. Un saludo.

      Eliminar
    2. Me ha gustado tu comentario Jose Juan!!

      Eliminar
    3. Si, es verdad que tenéis una pluma extraordinaria, muchos de vosotros sin nada que envidiar a muchos escritores famosos, sólo espero que BH esté a vuestra altura y os satisfaga, feliz noche amigo!

      Eliminar
  2. Wuauu...Que entrada más exquisita ...Las historias mitológicas me fascinan y me tienes enganchadisima con estas entradas,bueno yo nomas quisiera saber que no me gusta de tu tinta :))) ¡Todo un placer leerte mi José...!!! ¡Besitos...Que no se esconden..!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. También me fascina la mitología, hay tanta inspiración ahí. Un beso.

      Eliminar
  3. Ese es un buen referente de una historia antigua en términos contemporáneos. Me pareció más fácil de leer ahora que lo hice cuando leí por primera vez en la escuela secundaria. Besos, Jose Juan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ahora eres más sabia que en la secundaria, no lo olvides. Un beso, Paula, y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. En mis círculos más estrechos (osease, entre mis amigas), cuando queremos decir que alguien (normalmente un hombre) es muy feo, utilizamos la expresión "Si nace más feo, nace alcachofa", precisamente por la analogía a que, con mucha diferencia, es una de las flores menos agraciadas, pero no sólo eso, cuando utilizamos esa expresión casi siempre lo hacemos para significar a alguien al que la naturaleza no ha dotado de adornos físicos, pero sí de un gran corazón. Así que, ya ves cómo sin saber nada de mitología ni de dioses, las ninfas vulgares recogemos la tradición y hacemos nuestro el mensaje de Zeus. Qué listas somos! jejeje. Gracias, Picos-Freire. Siempre a tus pies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vulgar nada, ninfa. Y sí, la mitología está mucho más presente en nuestras vidas de lo que sospechamos. Y soy yo el que se pone a tus pies, siempre. Un beso.

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: