Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

miércoles, 11 de noviembre de 2015

El baile de la muerte de Joe Lambada, 2da parte

 El baile de la muerte de Joe Lambada (2da parte)




Los datos que le había proporcionado dom Acab sobre su nuevo blanco era bastante vagos, tan sólo sabía que era un joven ambientalista de cierto renombre que le había causado un gran escándalo, por eso tuvo que darse a la tarea de realizar sus propias investigaciones empezando por torturar a aquellas personas que habían tenido alguna relación con el muchacho.

Con los primeros que comenzó fue con la propia familia de Chico, su padre, su madre, sus dos hermanos y hermanas, a quienes había amarrado uno junto a otro sobre una pista olímpica para poder practicar sprinting con ellos.  Joe estaba en posición de arranque, licra con camiseta negra sin mangas, medias y zapatos negros además de su inconfundible pañuelo rojo sobre su cabeza; estaba en posición de arrancar y con un niño negro de doce años a su lado que tenía una pistola glock.

-Se lo repito otra vez, nao sabemos donde está – le contesto el padre

-Entouces vou a comenzar de nuovo – dijo Joe

-¡En sus marcas, listos…! – dijo el niño con el arma hacia arriba

Entonces una de las hermanas hablo

-¡¡Esta bem, esta bem, vous ganaste, la última vez que nos comunicamos com él fue por teléfono hace unas semanas, dijo que no podía hablar mucho tempo porque corría peligro, no quería arriesgarnos a nosotros. Lo último que dijo es que iba a visitar a un amigo enfermo de malaria que estaba en el principal hospital de Curitiba!!

-La madre le reclamo

-¿Fara, por qué hablaste?

-¿Quieres que esto siga?, dom joe, no sabemos nada más, eso es todo

-Muy poquito, nao me sirve de naa, ¡¡Pedro Paulho, dispara tu salva ya!!

-¡¡Fuera!! (Bang)
- Ya va este de nuevo a romper el récord mundial sobre nosotros – dijo el padre

 Ciudad de Curitiba, Brasil

En el hospital de Curitiba, un doctor se acerco al joven moribundo para darle una palmaditas en la cara

-Desperta, desperta Mauricio

El joven hizo un esfuerzo para despertar, hasta abrir los ojos para ver a su interlocutor

-¿Quem es voce?, nunca lo he visto por aquí

-Eu sou Joe Lambada

El joven vacilo un momento, iba a abrir la boca pero el extraño rápidamente se la cerro con la mano.

-No te haré daño a menos que te digas donde está tu amigo Chico Flores

-No lou se y si lo supiera no te lo diría

-Voy a presionar diversos puntos nerviosos de tu cuerpo de modo que tengas una muerte rápida y dolorosa, te doy treinta segundos

Procedió a tocarlo causándole  gran dolor, mientras le tapaba la boca para que no hablara, hasta que asintió con la cabeza.

-Cof, cof, te dire lo que se (dijo entre lágrimas), sniff, hablo de despedirse de su novia Hilda Branco que vive en Río, pero luego recapacito y termino diciendo que no iba para allá, que le iba a llamar por celular para despedirse.

-Bem, Bem, pero nao servirme de nada

-Procedió a inyectarle una sustancia a traves de la intravenosa

-¿Es otra vacuna para la malaria?

-Nou, es dengue hemorrágico, yojojojo, yojojojo

El moribundo puso una expresión de terror en su rostro

Río de Janeiro

Una pareja de baile en traje de lambada estaban realizando la danza por el cielo nocturno bajo la luna llena. La joven era una bella latina y el hombre era Joe.

-¡¡Basta, basta, estoy cansada cerdo!!!

-¿Nou decias que eres una bailarina profesional?

-Nunca imagine que lo hiciéramos de esta forma

Y no era para menos, porque aunque bailaban a la luz de la luna llena, lo hacia sobre el teleférico de Río que colgaba de una línea de cables. Joe le daba vueltas, giros, de manera rápida, continua. Siempre pausaba con la espalda de la chica curvada hacia atrás, cabeza colgando hacia el precipicio

Eu tenho medo a las alturas

Es justamente por eso que eres la persona perfecta para torturarte aquí, ¿dónde está tu novio?

No lo se – dijo desesperada

Joe procedió a darle vueltas más y más rápido hasta llegar al borde del techo, con la cabeza nuevamente colgando hacia el precipicio.

-Si no fueras un demente yo diría que eres sexy

-Ya vas a ver lo sexy que soy, ¿dónde está?

A medida que ella seguía negando, él inclinaba su flexible espalda cada vez más hacia abajo en dirección al suelo, el pelo colgando de su cabeza. Unas gotas de sudor frío que brotaban de su piel.

¡¡Nao se nada, en serio, excepto que es muy asiduo al biólogo Plinio Arante, su profesor en Brasilia, él es como su segundo padre y fue el que lo introdujo en el mundo del activismo ambiental. Si hay alguien que puede saber donde está es él!!

Mientras sostenía a la chica, Joe saco su celular para llamar a Pedro Paulho, que estaba manipulando el teleférico.

- Pedro Paulho, busca en tu smartphone quien es Plinio Arantes

Ni corto ni perezoso, el crack manipulo su smartphone con sus dedos y en cuestión de segundos le dio la información con una llamada.

-Plinio Arantes, profesor de biología en la Facultad de Brasilia, magíster en bioquímica y asesor del alcalde en temas ambientales.

Lambada cerró el celular y dijo a la chica

-Gracias por la información, pero nao me sirve de nada, ¡¡yojojojo, adeu!!

La joven pego un grito agudo de terror








4 comentarios:

  1. un segundo capitulo maravilloso lleno de aventuras de sus protagonistas gracias por compartir Alberix saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por seguir disfrutándome, pese a que aquí en este blog la competencia es realmente feroz. Hasta pronto.

      Eliminar
  2. ¡Padrísima entrada Alberix..!!! No deja de sorprenderme la fluidez de tu pluma y tu inmensa imaginación ¡Besitos muchitos...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ser tan entusiasta con mis entradas.

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: