Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 16 de noviembre de 2015

Duermevela




Sueño con alegría exhultante lo que nunca vivo en vida. Y como en un sueño lúcido, respirando pausadamente, mientras consigo mantenerme en duermevela, comprendo todo el sentido de la vida.
Noche tras noche y aunque entre la luz a través de la ventana. Es en ese trance cuando me emborracho de experiencias, cuando entiendo los enigmas del mundo, cuando colmo mis aspiraciones anteriormente frustradas, cuando no temo en absoluto a mis pensamientos y cuando mis proyectos son enteramente consolidados.

Así transcurre la noche, noche tras noche y aunque entre la luz a través de la ventana.

Hasta que despierto súbitamente, como en una explosión, ahogándome, fatigado, sudoroso. En esta ocasión he cogido el vaso de agua que se aguantaba sobre mi mesita y tras el mismo ataque de tos de todos los amaneceres, o quizás de todos los anocheceres, escupo otra vez miles y miles de mocos y bacterías por culpa del tabaco. ¡Maldito y traicionero tabaco!

Intento recordar mientras me acompaña mi habitual amiga de la adolescencia, la jaqueca y escribo en un papel.

Como en espiral van llegando a mi mente tímidas imágenes sin demasiado sentido. Consigo, no sin notable esfuerzo, ir llenando los varios departamentos estancos de mi cerebro. Pero no encuentro el hilo conductor. Rabioso y con ansiedad, intento recordar con mayor intensidad, buscando la profundidad en los conceptos, en las figuras, la complejidad en la asociación de ideas, aunque es en vano. No logro escribir nada porque me tiembla la mano.

Así, de manera acelerada, torpe, atropellada, procurando que la desesperación no me pille de nuevo por sorpresa, adopto la táctica de hacerme preguntas. Pero aparecen imágenes de mi sueño antes de que empiece a interrogarme, al tiempo que soy consciente de que estoy tiritando de frío. Me froto los ojos que me escuecen por la conjuntivitis y de repente...veo a mí padre, que murió hace ya más de veinte años y al que enterramos en el pueblo hace ya más de veinte años. Le veo escalar montañas. Él

está vestido de alpinista y yo soy un mero espectador que se contempla a sí mismo de marinerito, haciendo la primera comunión a los 8 años. También veo a mi perrito Lobi corretear tras él. Milagrósamente ya no cojea. Cuando bajan hasta el valle, mi madre les está esperando en medio de un picnic, con las meriendas preparadas. No sé. También me imaginé a mi profesor de facultad diciéndome: -"Investigue acerca del contenido manifiesto y hallará las ideas latentes. Ese es el centro nodular para hacer una rigurosa interpretación de sus sueños. Investigue".

Mis pensamientos se interrumpieron cuando empecé a toser, brúscamente, agresivamente, escupiendo sangre y dando por terminado todo cuanto llego a recordar. Sigo sudando, temblando y me duele enormemente la cabeza. Creo que tego fiebre. Pero el duermevela ha cesado y vuelvo a la ineludible realidad: mi padre nunca practicó el sano deporte de la escalada. Era un mal diablo que espero que el infierno se lo haya llevado consigo, que pegaba a su perro. Que también pegaba a mi madre, como cuando le dió su última paliza, mientras yo le miraba horrorizado el día de mi primera comunión, poco antes de que se la llevaran a aquel manicomio de la capital.

Si, yo era un espectador, no podía ser otra cosa que un mero espectador que se escondía en su habitación horrorizado, como ahora me escondo detrás de la heroína. ¡Dios mío! ¡A veces el insomnio me produce tanta fatiga que ni siquiera siento decepción al darme cuenta ya despierto  que la falta de sueño no está condicionada por mis ambiciosas inquietudes intelectuales. Porque yo jamás fuí a la universidad.

Nada es lo que parece, aunque una persona como yo, llevada por la desesperación y la mala vida pueda llegar a rebasar la difusa línea roja que separa la quimera de la realidad llegando a confundir la noche con el día. Lentamente y entre tinieblas, en medio de esta claustrofobia, va generándose un ligero despertar, mientras la delirante nebulosa que me envolvía se marcha por fin, diluyéndose entre el aire enrarecido de la habitación .

Ahora alcanzo a recordar. Recuerdo una serie de hechos que apenas podré cuestionar. Porque nada es lo que parece. Esta vida no es mi verdadera esencia. Mi vida quedó bloqueada en mi más tierna infancia. Mi cuerpo original no debería comprender el conjunto de huesos y estructura material que me sostiene. Apenas me deben quedar células sanas, sangre limpia, corazón puro, alma inocente. Soy insensible a todo, al frío, al sudor, a los temblores, a las fuertes sacudidas de tos con sangre, soy incapaz de sentir alegría, pena, dolor, amor, las caricias o los besos.
Por eso cada día sueño con euforia lo que nunca vivo en vida. Y como en un sueño lúcido, respirando pausadamente, mientras consigo mantenerme en duermevela, comprendo todo el sentido de la vida. Noche tras noche, tras el claroscuro que se forma alrededor de la ventana. En realidad, nada es lo que parece.

Contemplo el vaso que se sostiene sobre la superficie de la mesita de noche, pero el agua tampoco es agua, sino wisky.  Observo su contorno cada vez con mayor nitidez. Repleto de ansiedad decido beber un trago. Quizá así pueda matar mis gusanos interiores, me digo a mí mismo, como queriendo autoconvencerme.
Por lo pronto, acabo de recobrar la percepción pura y dura de la conciencia. Y advierto con absoluta impotencia cómo el papel donde iba a escribir anotaciones para recordar mi sueño se ha transformado como por arte de magia en una amenazante notificación de desahucio.


The Smiths - How soon is now?




Si te apetece, puedes visitar mi blog: Nuevo Viaje a Ítaca 


9 comentarios:

  1. Profundamente triste.la desesperanza en cada letra,como un condenado a muerte,pero tu pluma y tu tinta vuelve sublime ese dolor,ese duermevela cuando estas en cama y todo vuelve a ti y te sientes frágil como un niño....ME HA ENCANTADO Amantísima Marissa ¡Que gusto leerte amiga mía..!!! ¡Que gocéis de una gran semana,besitos linduraaaaa...!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María,
      He querido reflejar el día a día espiritual y metafísico de una persona adicta a la heroína y la impotencia que siente.
      Como cada vez que comentas, yo no lo podría haber comentado con mayor precisión. Muchas gracias por estar siempre apoyando, preciosa.
      Un beso y feliz semana

      Eliminar
  2. La contundencia de la vida, ataca las raíces del poeta. La clave es no desfallecer. Excelente texto

    Pies Descalzos de Mujer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy de acuerdo. Creo que la clave para no desfallecer es el aprender a transformar la realidad que nos rodea y poder adaptarla a nuestro gusto y albedrío. Aunque la vida puede llegar a ser dura, no debemos jamás tirar la toalla.
      Muchas gracias por tus positivas palabras. Me alegro de que el texto haya sido de tu agrado.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Muy profundo muy triste la vida misma ,hay que seguir adelante y no mirar atras gracias por compartir Marisa saludos cordiales feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amables palabras, para un compañero como tú, atento y solidario con todos los que escribimos aquí.
      Por supuesto, coincido contigo, es vital saber mirar el presente, observar con atención los momentos, el día y a día y no enclaustrarse en cosas que quizá ya no se puedan cambiar.
      Un abrazo y feliz semana

      Eliminar
  4. It is a difficult point of view for the writer to assume, the duermevela. All is swirling yet nothing is moving. Hope springs eternal only to be choked by reality because yesterday is better than tomorrow. Being true to one's muse can be costly, but it feels to me like you have done it, Marissa. Kisses!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. You said it, Paula, is a daunting and frustrating atmosphere, because it seems that nothing moves. Life happens and every missed opportunity, the problems besetting the protagonist intensify. The worst thing is that horrible feeling of being killed in life, not transcend.
      Thank you very much for reading and commenting. It is a pleasure to have you.
      A hug

      Eliminar
  5. Un estupendo relato, lleno de crudeza, resulta sobrecogedor que a alguien ya no le quede ni la esperanza, ni la paz que trae el sueño, Conmovedor, Marisa, y muy bien escrito. Un gran beso

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: