Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

miércoles, 18 de noviembre de 2015

18 de noviembre de 1978 - Masacre en Guyana

El 18 de noviembre de 1978, en lo que se conoció como “La masacre de Jonestown” o “La masacre de Guyana”, el reverendo Jim Jones, más conocido como el líder de la secta del Templo del Pueblo, llevó a más de 900 hombres, mujeres y niños a sus muertes en un suicidio en masa a través de ponche con cianuro.

Tachada como la masacre del siglo, causó gran conmoción. Con el paso del tiempo el suceso continúa siendo un misterio. No debemos olvidar que se trata probablemente de la primera ocasión en la que los medios audiovisuales de comunicación desempeñaban un papel determinante en un suceso de estas características.

James Warren "Jim" Jones nació el 13 de mayo de 1931, en Indiana (EE.UU.), era el hijo de James Thurman Jones, un veterano discapacitado de la Primera Guerra Mundial, y Lynetta Putnam, Jones fue dejado en gran medida a sí mismo ya que su madre trabajaba y su padre tenía poco interés en él.

Durante algunos años, uno de sus vecinos le llevó a visitar su iglesia a menudo. Jones comenzó entonces su propia búsqueda religiosa en torno a la edad de 10 años. Él visitó iglesias en la pequeña ciudad de Lynn, donde vivía con su familia y se hizo amigo de un ministro pentecostal durante un tiempo. Un niño observador, Jones comenzó a tomar lo que aprendió en estos diferentes lugares de culto y comenzó a predicar a otros niños de la comunidad. Él era un estudiante fuerte, especialmente hábil para hablar en público, pero tenía pocos amigos. Su entusiasmo religioso abrumador había alejado a algunos y por otra parte, a él no le gustaban la mayoría de las actividades típicas de los muchachos adolescentes típicos, como los deportes, y objetó lo que él creía que es un comportamiento pecaminoso, como bailar o beber.


Después de que sus padres se separaron, Jones y su madre se mudaron a Richmond, Indiana. Allí tuvo la oportunidad de reinventarse a sí mismo. Trabajó en un hospital como camillero donde conoció a Marceline Baldwin, una estudiante de enfermería. Después de graduarse de la escuela secundaria a principios de diciembre de 1948, Jones comenzó en la Universidad de Indiana el siguiente enero. Se casó con Marceline el 12 de junio de 1949. La pareja finalmente adoptó varios niños.

Después de años de lucha por encontrar su camino, Jones anunció que estaba entrando en el ministerio en 1952. Él consiguió un trabajo como pastor estudiante en la Iglesia Metodista de Somerset en un barrio pobre, predominantemente blanco en Indianápolis. Para el año siguiente, Jones estaba haciendo una reputación por sí mismo en el estado como un sanador y evangelista. Él estaba interesado en la celebración de los servicios integrados racialmente, pero este interés no era compartido por su iglesia. Pronto Jones decidió obrar por su cuenta, formando su propia iglesia en 1955, la que pronto se hizo conocida como el “Templo del Pueblo”. Para ayudar a construir su espacio, compró tiempo en una emisora de radio AM local para difundir sus sermones.


A mediados de la década de 1960, Jones se trasladó a su grupo religioso al norte de California. Más de 100 miembros de la iglesia acompañaron a Jones a California. Vivían en los pequeños pueblos remotos de Ukiah y Redwood Valley. A principios de la década de 1970, Jones había expandido sus esfuerzos de reclutamiento. Él comenzó a predicar en San Francisco, con la apertura de una sucursal de su iglesia.

Con su marca registrada, gafas oscuras, trajes y peinado hacia atrás el pelo negro, Jones era una figura imponente en el púlpito. Su retórica ardiente y "curaciones" notables consiguieron atraer nuevos miembros. Muchos le han dado todo lo que tenían a Jones. Lo hacían pensando que era por el bien común, en realidad terminaba todo en el bolsillo de Jones.

Como parte de sus enseñanzas, Jones desalentó el sexo y las relaciones románticas. Él, por su parte, tuvo varias relaciones adúlteras, incluyendo una con una administradora de la iglesia, Carolyn Layton, con quien tuvo un hijo. Jones también dijo ser el padre de otros niños. Jones también trató de interrumpir los lazos familiares, posicionándose como el "padre de todos".

En 1974, Jones compró la tierra en Guyana para convertirla en un nuevo hogar para él y sus seguidores. Estaba cada vez más paranoico y perturbado y pronto trasladó a su culto allí con cerca de 1.000 personas. 

La colonia agrícola, bautizada Jonestown era para algunos el paradigma de la felicidad multirracial, con pretensiones igualitarias y dominada por un líder con enorme carisma e ideas marxistas que creía ser la reencarnación de Lenin, Jesucristo y Buda. Jim Jones no sólo era fiable, además era rico y estaba ligado a algunos políticos californianos. Contaba entre sus amistades a Rosalyn Carter, la esposa de Jimmy Carter, presidente de Estados Unidos entre 1977 y 1981. 

No obstante Jonestown no era ningún paraíso tropical. Jones manejó el sitio como un campo de prisioneros. Sus seguidores recibieron poca comida y no se les permitía salir. Guardias armados se situaron en el perímetro del recinto. Jones a menudo predicaba sobre el sistema de altavoces en Jonestown. Temeroso de un complot contra él, comenzó la realización de simulacros de suicidio. Sus seguidores fueron despertados en medio de la noche. Ellos recibirían una taza con un líquido rojo que se les dijo que contenía veneno, que se les ordenó beber. Después de 45 minutos más o menos, a los miembros se les dijo que no iban a morir, que acababan de pasar una prueba de lealtad.

En septiembre de 1977, Jones amenazó con suicidarse en masa para impedir al gobierno de Guyana tomar medidas contra él. El ex miembro de los Pueblos Templo Gracia Stoen había estado pidiendo al gobierno para ayudar a recuperar la custodia de su hijo Juan Víctor. Otro ex miembro del grupo, Deborah Layton Blakely, había estado hablando públicamente en contra de Jones también. Por último, en noviembre de 1978, Leo J. Ryan, un congresista de California, decidió investigar Jonestown para sí mismo.

El 18 de noviembre de 1978, Ryan recorrió Jonestown con un equipo de televisión a cuestas. Invitó a todo el que quisiera dejar el complejo a ir con él, pero su operación de rescate no sale según lo planeado. Esa tarde, Ryan, algunos miembros del templo que querían abandonar el lugar, y el resto de los visitantes fueron conducidos a una pista de aterrizaje en Puerto Kaituma. Allí fueron atacados por hombres armados Templo del Pueblo se ha enviado por Jones.

Cuando el tiroteo se detuvo, había cinco personas muertas, entre ellos el congresista Ryan, corresponsal de NBC Don Harris, NBC camarógrafo Bob Brown, y el San Francisco Examiner fotógrafo Greg Robinson. Uno de los desertores, Patricia Parques, también fue asesinada. Dos desertores más resultaron gravemente heridos, por disparos de Larry Layton, hermano del ex-miembro del Templo de los Pueblos Debbie Layton Blakely, que se unió al grupo con el pretexto de querer salir.

Mientras tanto, en Jonestown, Jones lanzó lo que él llamó su campaña "suicidio revolucionario". Cianuro y Valium se mezclaron en un lote de mezcla de bebida en polvo para hacer un golpe tóxico, y tazas de esta bebida letal fueron distribuidos a los miembros. Los primeros en morir fueron los niños; y los que se negaron a beber se vieron obligados a por guardias armados. En total, más de 900 personas murieron en Jonestown. Doscientos setenta y seis de ellos eran niños.


Jones, por otra parte, escogió acabar de una manera diferente. Rodeado de su círculo más cercano, se disparó en la cabeza. Fue encontrado más tarde en el piso del pabellón de Jonestown, principal área de reunión del campamento, con su esposa Marceline,la enfermera Annie Moore, y otros miembros del grupo superior.La matanza de Guyana fue consecuencia de su locura y su ansia de poder

Durante un tiempo se divulgó la noticia de que el líder continuaba con vida, pero el FBI lo negó tras analizar sus huellas dactilares. Había muerto de un tiro en la cabeza. Testigos de su muerte afirmaron que murió balbuceando el nombre de su madre. Su esposa se encontraba junto a él. Tenía 47 años.
Su última víctima sería Michael Prokes, ex  jefe del gabinete de prensa de la secta. Un año después, tras una  rueda de prensa en la que intentaba justificar la masacre, se negó a contestar a un periodista que le interrogaba sobre el asesinato del congresista Ryan y confesó haber formado parte de la “escuadra de la muerte” que sobrevivió al desastre.Se encerró en el lavabo y se pegó un tiro. Sus últimas palabras Sus últimas palabras fueron desafiantes: ‘Los compañeros que se quitaron la vida lo hicieron porque no tenían elección posible y porque no querían permanecer en los infestados “ghettos” de Norteamérica»

El drama de Jonestown no disuadió otros suicidios colectivos. En Estados Unidos, más de 80 miembros de la secta de los davidianos murieron en 1993 en el incendio, aparentemente voluntario, de su granja en Waco (Texas), que la policía había tomado por asalto. En Suiza y Québec, en octubre de 1994, dos grupos de miembros de la Orden del Templo Solar (OTS), en total 53 personas, también fueron encontrados muertos, antes de otro suicidio colectivo de la OTS, en 1995 en Francia. El suicidio colectivo más reciente es el de los 39 adeptos de la Puerta del Paraíso, en marzo de 1997, en California. En total, según la AFF (American Family Foundation, centro de investigaciones sobre las sectas), hay entre 3000 y 5000 grupos de este tipo en el mundo que reagrupan a entre 5 y 20 millones de miembros.

Tgamabién en facebook en: https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/1915262598699550

Puede interesarle:

2 comentarios:

  1. Una entrada muy interesante no deben de ocurrir estas cosas gracias por compartir saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Ufff...Y pensar que seres así siguen por ahí sometiendo a razón de su locura...Como olvidar esos hechos “La masacre de Jonestown” ....Es cuando decimos a veces la realidad supera por mucho la ficción... Muy buen artículo El Kronoscopio ,ése lado de la historia que duele recordar pero debe recordarse.... Gracias por compartir ¡Besitos...!!

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: