Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

viernes, 23 de octubre de 2015

¡VAYA VERANOS ! (Cuento en dos partes)

        


           Llegó el verano y con él el trasiego ingente de turistas hacia las costas, así que mi familia no iba a ser una excepción. Cargados con maletas y trastos para entretener a los niños en la playa, en pocas horas se hallarían tocando el timbre de la puerta. Sus alegres voces son un bálsamo al contagiarme su entusiasmo. Hacía mucho que no les veía, pese a mantener con ellos una relación fluida, gracias a la vieja y moderna tecnología.
            Según se iba acercando el momento de abrazarlos mi impaciencia se hacía más evidente, deseaba que el reloj acelerara su marcha para achucharles, besuquearles y oír  sus quejas para detenerme.
            Asomada a la ventana observaba a los automóviles bajando despacio por la estrecha calle, de pronto reconocí su coche y salí corriendo a tal velocidad que apenas veía las escaleras al bajar. Subimos el equipaje y comenzamos a ordenarlo, después comimos y con los cuerpos embadurnados de crema solar con protección muy alta, salimos prestos hacia la playa.
            Pasaron varios días de sol y playa, todo transcurría con normalidad hasta que una madrugada al levantarme para ir al baño con el niño, resbalé y caí sobre mi brazo rompiéndose la muñeca derecha. Eso lo supimos después de ir al hospital. Con ella escayolada los días que restaban no fueron tan divertidos como esperábamos. Atrás quedó la navegación a la isla de Tabarca y el descubrimiento del fondo marino maravilloso que existe en los alrededores, la excelente comida que sirve el único restaurante que existe. Las visitas culturales programadas con mimo durante el año quedaron relegadas para mejor ocasión. Así que estuvimos haciendo acopio de víveres de todo tipo para poder pasar el mes y medio de invalidez parcial.
            Se acabaron los diez días de asueto y ellos regresaron a Madrid. Ya estaba de nuevo sola pero ésta vez con la mano “tonta”.
            En esas circunstancias necesitaba imperiosamente despejarme, por ello llamé por teléfono a Chari y Teresa para salir a comer y pasar una tarde agradable. A partir de ese día estas reuniones se hicieron asiduas. Cada vez comíamos en un lugar diferente hasta encontrar uno en el que se aunaran precio, calidad y servicio, y vaya si lo hallamos. Desde ese instante se convirtió en nuestro lugar favorito del mediodía, pues para desayunar estaba una coqueta cafetería francesa, y para el café con hielo de media tarde uno tan estupendo que lo molían cuando pedíamos el servicio.
            ¡Ay, los helados! Callejeando dimos con una heladería que hacía los mejores helados artesanos de la capital, tan buenos que quitaban el sentido, sobre todo el de chocolate negro y menta. Cuando comías una cucharadita sentías una explosión de menta en la boca. La heladería se  hallaba  muy escondida en una estrecha calle del centro de la ciudad y, como no podía ser de otra manera, también  la incorporamos a nuestra lista.
            La estación del tranvía en Luceros era nuestro punto de encuentro; desde allí iniciábamos el itinerario con el desayuno en la cafetería, después continuábamos con los planes  previstos con antelación.
            Las anécdotas fruto de mis despistes estaban a la orden del día lo que daba lugar a bromas y chanzas, con solo mirarnos la sonrisa aparecía en los ojos y una leve risa afloraba en nuestras bocas. Habíamos conseguido una compenetración admirable.
            Por fin la escayola que aprisionaba mi muñeca y parcialmente la mano desapareció, su lugar lo ocupó un gran hinchazón acompañado de dolor que no hacía más fácil la recuperación. Tuvo que llegar el otoño para comenzar la rehabilitación, tres días a la semana iba al gimnasio del hospital.

3 comentarios:

  1. Muy buen relato sobre el verano gracias bienvenida Blogger House

    ResponderEliminar
  2. Estupenda entrada y muy buena letra, y yo haciendo fila para la segunda parte ¡Un gusto recibirte Toñi,Bienvenida a BLOGGER HOUSE..!!! ¡Besitos...!!!

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: