Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

jueves, 1 de octubre de 2015

El regreso


Su rostro era como yo lo recordaba. Como si los diez años transcurridos sin vernos solo hubieran existido en mi imaginación. Tan solo la rugosidad de sus rodillas inútiles delataba en su persona el paso del tiempo. Me miró complacida, parecía contenta de verme. Como si no supiera que yo nunca la había querido. Que me había ido por ella, porque no soportaba su figura de inválida desvalida.
Me pidió que la besara y tragándome la repulsión que me inspiraba, lo hice. Me sorprendió su fragancia. Fresca como la de un bebé. Penetrante como su mirada.
Solo que sus ojos reflejaban amor.
Ana.
Recordé el día de su nacimiento. Mis doce años de reinado en el corazón de mis padres desparecieron, yo ya no era la protagonista en sus vidas. Durante unos años disimulé como pude la aversión que me producía esa pequeña llorona, que me despertaba con sus gritos cada noche.
Después vino el accidente. Mi padre murió y Ana con ocho años se rompió la columna. Mi madre se volcó en ella. Yo me aparté aún más. No soportaba el olor a enferma de Ana, ni la dedicación absoluta de nuestra madre. No había luto por mi padre, no había tiempo más que para cuidar a Ana.
Las odié.
Me marché.
Nadie me buscó.
Al menos eso creí hasta hace una semana. Mi madre siempre había sabido mi paradero, me cuidaba desde la distancia, pero había querido respetar mi retiro. Ahora, Ana iba a casarse y quería que yo estuviera presente en su enlace. Me pregunté qué tipo de hombre se casaría con una mujer como ella.
Desterré ese pensamiento. Ella era buena y yo no. Quise aprender a quererla.
Mi madre entró en la habitación y me abrazó. Ana sonreía complacida.

Sentí que había vuelto al hogar. Sí, tenía tiempo para enmendarme.


7 comentarios:

  1. Espero que se enmiende pronto la protagonista porque es una petarda jejeje. Es muy interesante, te hace darle vueltas al coco. ;) Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría encontrarte también por aquí, Soledad!
      Bueno, me gusta que te parezca interesante.
      Otro besico para ti, guapa.

      Eliminar
  2. Que bello relato,me da para continuación,verdad? ME HA ENCANTADO Sue - ¡Gracias por compartir..!!! ¡Besitos linduraaaa...!!!

    ResponderEliminar
  3. precioso relato Una entrada fantástica maravillosa gracias por compartir saludos cordiales Sue

    ResponderEliminar
  4. Yo prefiero que no continue, Maria del Socorro. Es mejor que cada lector se imagine su continuación.
    Un abrazo y gracias por leer y comentar.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti por leer, Isidro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. I like short stories with failures and redemption. Thank you, Sue.

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: