Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

viernes, 9 de octubre de 2015

El crononauta


Apenas lo puedo creer, ¡Valentina Koslov acaba de decirme que quería salir conmigo! Mi corazón palpita de emoción; tanto como el motor de un Ferrari. Y no es para menos: no es todos los días que la chica más popular de la escuela se interese por ti. Si sólo era un sueño, no me quería despertar; aunque proviniera de la última mariguana que me fume.

Justo cuando todavía me encontraba en mi momento de éxtasis, una luz de flash apareció en la nada de mi habitación; se hizo más grande hasta tener la envergadura de una persona. Y se materializo ante mí: un muchacho, más o menos de mi edad y estatura; con un traje de astronauta del futuro. A continuación, puso su dedo en un extremo del casco y éste se desvaneció, como si fuera el haz de luz que va dejando un televisor antes de apagarse. Pude ver su rostro: era parecido a mí, excepto que tenía la piel más pálida y el cabello rojizo. Yo todavía estaba de espaldas al piso, luego de caer estrepitosamente, invadido por el pánico.

- ¿Eres tú Fulgencio Ríos, no?

Sí, sí, soy yo – dije con un mal disimulado miedo en mis labios.

- Mi nombre es Pulsar; disculpa que haya aparecido de ese modo, pero me urge hablar contigo. Soy descendiente tuyo y vengo del futuro, para advertirte que no te cases con Valentina.

- ¡¿Qué?!¡¿Acaso vienes del futuro para competir por mi futura novia?!

-Valentina Koslov es la heredera de la mafia rusa; si te casas con ella, serás parte de su familia y también un infeliz.

- Espera, no te puedo creer; si lo que dices es verdad, dame una prueba.

Él se desnudó de la parte superior de su traje de una sola pieza y no sólo pude ver su fornido cuerpo, sino que vi una fea y larga cicatriz que se extendía del hombro derecho a la ingle izquierda.

- Esto me lo hizo Valuev, un mercenario de mi padre; fue mi castigo por no estudiar ese día.

- Oye hombre, si cambio el futuro, tú nunca habrás nacido.

- Pues prefiero eso a vivir como un miserable.

Otra luz de flash, similar a la primera, hizo su aparición. Una mujer alta, atlética, con el mismo tipo de traje que Pulsar, pero blanco y azul, y con el casco puesto, se hizo presente. Nos disparo con algún tipo de arma que emitió un rayo paralizante a los dos.

- Hemos registrado una violación a las leyes del universo: está prohibido los viajes al pasado. Ciudadano Pulsar, sabe perfectamente que aunque se trate de hacer turismo, un viaje de este tipo puede crear agujeros negros; recuerde la paradoja del abuelo…

- Lo sé: si viajo al pasado para matar a mi abuelo, no naceré nunca y en consecuencia nunca lo maté. Pero este no es el caso, oficial: no pretendo matarlo, estoy buscando salvar su vida y la existencia de toda una familia.

Con su voz sensual, ella continúo.

- Pues lo lamento mucho, porque la paradoja aplica para todos los casos. Le insertaré una sonda a tu ancestro para que olvide que esto alguna vez ocurrió. Pulsar, tú quedas arrestado.









2 comentarios:

  1. Yo he quedado divagando en el tiempo y en el espacio, pero ya fué el día que me detuve a ver la luna por primera vez.Lo imposible hecho realidad. la historia promete, igual visito tu blog, pero el sueño no me deja vivir despierto ni un minuto más, el árbitro pita descanso, hasta mañana, felicidades!

    ResponderEliminar
  2. ¡Padrísimo Alberix..!!! Como todos los relatos cósmicos y de aventuras que nos traes.. ¡Gracias por compartir...!!! ¡Besitos muchitos..!!!

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: