Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

domingo, 18 de octubre de 2015

Da Vinci cocinero

DA VINCI COCINERO




Toda tu vida habrás oído que la imagen que abre este artículo es la de un helicóptero diseñado por el genial Leonardo Da Vinci. Él lo llamó, o así dicen, "tornillo aéreo". Bien, pues yo vengo dispuesto a plantearte un desafío: olvida todo lo que sabes y abre tu mente a nuevas perspectivas. Si fuiste capaz de leer El código Da Vinci, no hay nada que te parezca imposible bajo la bóveda celeste y sobre ella.

Vuelve a mirar el dibujo, pero esta vez sin prejuicios...  ¿Crees que alguien con dos dedos de frente creería que eso puede ser un helicóptero? Claro que no. ¿Y si yo te dijera que es una pala mezcladora de cocina industrial? ¿Y que esa fue la idea original de Leonardo? Vaya sorpresa, ¿verdad? Ahora entiendes que este nuevo grabado, el de abajo, no sea un cañón de disparos múltiples sino una rebanadora de huevos cocidos.


Y claro, el tercero que te muestro es obviamente un medidor de tensión de espaguetis, los mismos que Marco Polo, compatriota de Da Vinci, trajo a Europa.


Y sin embargo, durante siglos nos han hecho creer que se trataba de inventos bélicos destinados a matarnos los unos a los otros. ¡Qué alivio saber que, en realidad, Leonardo Da Vinci fue un gastrónomo pacifista! Me alegra mucho haberte desvelado un secreto de la Historia largamente ocultado por intereses ilegítimos... Y aún me alegraría más si todo lo que te he contado no fuera un tremendo fake, pero tan bien elaborado que todavía tiene seguidores crédulos en Internet.

En 1999, una editorial española publicó un libro británico que, traducido, se tituló Notas de cocina de Leonardo Da Vinci. Aún faltaban cuatro años para que Dan Brown viese publicada su novela. Tal recetario era una inmensa broma, publicada en Inglaterra el Día de los Inocentes. Tan grande fue su éxito que, como te digo, aún hoy mucha gente cree que todas las barbaridades que en él se dicen son ciertas. Por ponerte un ejemplo, los autores incluyen recetas con frijoles, maíz y patatas, alimentos que, en la época de Leonardo, aún no había llegado a Europa. Está claro que el polifacético italiano es como una olla de migas camperas: todo el mundo mete la cuchara en él.

Si visitas mi blog personal, yo no te contaré historietas: 

14 comentarios:

  1. Xd, José Juan, casi me engañas. Sí, yo leí el Código da Vinci y soy crédula e ingenua por naturaleza. Es genial lo que cuentas, pero bueno sigue habiendo gente que cree que el hombre llegó a la luna cuando todos sabemos que fue un montaje de la NASA. (Ahora es cuando te quedas pensando: esta mujer está en sus cabales¿ je, je. Tendrás que descubrirlo por ti mismo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajaja! Tienes una sobredosis de Expediente X. Gracias por tu comentario, Rosa.

      Eliminar
  2. Ya con la primera imagen han brotado las primeras carcajadas, porque lo que he visto ha sido... ¡un abrelatas! Que las latas de conservas daten de principios del siglo XIX, si no me equivoco, es un pequeño detalle sin importancia. Gracias, José Juan, cuánto aprendemos y cuánto disfrutamos con tus textos. Espera... ¿disfrutar y aprender no es lo mismo? ¡Sí! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrutar y aprender también es para mí lo mismo. Lo que me sorprende es sorprenderte. Un beso.

      Eliminar
    2. Es cierto, Carmen, José Juan. Siempre me he preguntado por qué a los alumnos (a mí la primera cuando lo era) les cuesta tanto ponerse a estudiar con lo divertido que resulta. ¿Será que en este sistema educativo aprender no es lo mismo que estudiar?. Pues creo que eso exactamente es lo que pasa. Lo digo con conocimiento de causa. Y mira que lo intento.

      Eliminar
  3. Pues yo me creo a pies juntillas a mi abuela. Según ella, el hombre nunca llegó a la luna. Me decía: "Pero hija, no ves que la tela de la bandera está horizontal?. Si en la luna no hay gravedad, "el trapo" tendría que estar hacia arriba, no?". Así que, ni me molesto en pensar. Si ella lo decía, seguro que era cierto.
    De Leonardo vi una exposición en una capilla anexa a Santa Maria dei Popolo en Roma, en la que se mostraban sus inventos. Espectaculares todos, la mayoría irrealizables. Pero hacen falta genios como él para que la Humanidad avance.
    Gracias, José Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Elisenda. Y sí, parece que Leonardo era muy partidario de la utilidad de lo inútil, o viceversa. ¡Qué lío!

      Eliminar
  4. Una entrada genial que desata muchas dudas, y muy divertida y interesante
    gracias josé juan feliz semana

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay Da vinci...!!! Lo he leído...He visto la película que me encantó :))) Y por ello,esta entrada me ha fascinado,un gran inventor y seguramente como cocinero debió tener muy buen sazón :DDD ¡Fantástico mi Jose Juan...!! Con muchos detalles desconocidos de este inigualable genio... ¡Gracias por compartir...!!! ¡Besitos,muchitos..!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias siempre a vosotros por este espacio para compartir y disfrutar. Un beso y buena semana.

      Eliminar
    2. Gracias siempre a vosotros por este espacio para compartir y disfrutar. Un beso y buena semana.

      Eliminar
  6. A wonderful *spoof* Juan Jose. I love the satire. Thank you!

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: