Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

sábado, 31 de octubre de 2015

AMADÍS


         Estaba orgulloso de su nombre, de su porte gallardo y su fortaleza, junto con la lealtad y la defensa a ultranza de los suyos eran las cualidades que le adornaban.

    Un día ante la remodelación de la finca donde residía fue trasladado a la casa de unos amigos. Al principio le costó adaptarse a la nueva vida pero enseguida jugaba con los niños y la madre, entonces al verse tratado con cariño lograron sacarle las virtudes que atesoraba.

    Le llamaban Dis un diminutivo de Amadís  nombre que les resultaba extraño pues no lo habían escuchado. La madre les explicó que en el siglo XV era muy común ponérselo al perro favorito de los señores castellanos, quizás fuera debido a un libro titulado Amadís de Gaula famoso por aquellos lejanos años.

    Cuando se levantaban por la mañana Dis les saludaba con sus dulces ladridos  hasta que  salían a hacerle las caricias de todos los días no cesaba de llamar su atención. Después se echaba a un lado de la puerta poniendo  sus orejas en alerta.

    Al venir del colegio les esperaba al lado de la verja para correr con ellos, se dejaba que lo montaran como si fuese un poni, ¡vaya trío! Disfrutaban hasta con el balón de futbol.

    Todos le querían mucho incluso el gato dormía tranquilamente a su lado debajo del árbol más frondoso del jardín en los días sofocantes de verano. Una estampa deliciosa de contemplar.

   Una noche se aproximó un coche de la policía municipal para prevenirlos de los robos que se estaban produciendo por la zona, al oír las voces de los agentes el perro sacó la fiereza de sus ladridos asustando en grado sumo al policía, desenfundando el arma amenazadora sin dejar de gritar, entonces la madre le recomendó guardarla bajar el tono de voz por que estaba provocando la ira  animal, ella le acarició a la vez que  susurraba para calmarlo Dis se calló sentándose a su lado pero sin disminuir un ápice su estado de tensión.

    El policía no salía de su asombro ¡que susto! Todavía respiraba agitadamente no terminaba de calmarse, pese a comprobar  con que facilidad  lo había controlado.

    Hasta entonces la familia no se dio cuenta de lo protegidos que se hallaban a pesar de los  constantes viajes del padre al extranjero. 

   Pero después de tanto tiempo y como era previsible las obras en la finca extremeña tocaron a su fin. En la mañana de un domingo de primavera se oyó el claxon del todo terreno en el que un día llegara Amadís. Salieron a recibirle todos en tropel incluido Dis que moviendo el rabo demostraba su alegría

    La tristeza se apoderó de los niños al ver como su paciente compañero de juegos se despedía de ellos. Se subieron con él le acariciaban le tiraban de las orejas y sobre todo le besaban y lo abrazaban.

    Paco abrió la puerta trasera metiendo al animal pero tardó más él en cerrar la puerta que el perro en saltar hacia los niños. La operación se repetía una y otra vez extrañado por su comportamiento rogó a los niños que se metieran en el coche con Amadis.

    Una vez que todo estuvo cerrado y acondicionado salieron de uno en uno dejando un corto espacio de tiempo para que el animal no se pusiese nervioso e hiciera el trayecto tranquilo. Dis con la cara pegada al cristal de la ventanilla les miraba con tristeza, hasta que el todo terreno tomó la curva de la carretera y ya no se le vio.

                                                                                                        

 

    

                                                         

2 comentarios:

  1. Un maravilloso relato lleno de aventura,salido de tu pluma maravillosa gracias por compartir feliz fin de semana gracias

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy bello Toñi..!! ME HA ENCANTADO...Un relato cargado de sensibilidad muy,muy especial ¡Gracias por compartir..!! ¡Besitos lindura...!!!

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: