Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

sábado, 1 de agosto de 2015

Sentirse en casa.

Te mastico, te trago y te digiero.

Te masco como a un puñado de tabaco 
que se me coge a las muelas 
y no sale ni con otra lengua.

Ni a lametones de otra vida 
que no sabe nada de tu muerte; 
ni de las cientos de veces 
que le he llorado a tus amaneceres, 
queriendo parar el tráfico de tus vaivenes, 
levantando tanto la mano 
que me dolían los hombros de sostenerte las dudas.

La jodida estatua de la libertad pero en tu mapa.

Delimitando la subida de mis brazos 
con la anchura de tus pretextos.

Pero me acostumbré, 
y al final todas las faldas quedaban mejor 
si estiraba los brazos 

y te miraba tan inocente, 
que era mentira lo que te decían mis ojos 
solo porque mis intenciones por las noches 
hablaban mucho más fuerte.

Ensordecedoras.

Me sentía un pájaro en una jaula 
con la puerta de par en par, 
pero sin saber volar; 
asomando la cabeza hacia la libertad 
y rechazándola porque sabía 
que no iba a saber sostenerme. 

Y una hostia segura 
es mucho peor que una evidente.

Cantaba fuerte 
para que quisieras tenerme en cautividad toda la vida, 
pero que me dejases ser salvaje.

Picotear todas las manos que se asomasen 
y no llevasen esa cicatriz en el dedo meñique 
de cuando jugabas a ser celoso 
y te enfadabas por todos aquellos 
que se ofrecían a llevarme al fin del mundo.

Pero menudo timo, 
que tengo media orza del zapato 
asomando al último precipicio 
de la última opción de todos nuestros futuros, 
y nadie me ha acompañado. 

Ni siquiera tú.

Ahora cuando me hablan del fin del mundo 
suelo responder que mejor me lleven al principio.

Al principio de todos los mundos 
y me muestren otro camino 
que no lleve a una calle sin salida. 

¿No decía Galileo que todo esto era redondo? 
Que me enseñen a darle la vuelta 
sin acabar tropezando siempre 
con todo lo que dejamos a medias.

Sin vomitar 
como en una borrachera de alcohol barato 
y desear quedarme en los dieciséis, 
cuando tres líneas mal escritas 
y un paseo en moto te aclaraban las ideas 
y te hacían imaginar el día de tu boda.

Desde mi jaula se ve otra jaula. 
Y otra. 
Y otra. 
Hasta otra más. 
Y en todas estoy yo. 

Como si me coleccionaras por fascículos, 
evitando que se juntaran todas mis partes 
y tuviésemos el valor de abrir las alas de par en par.

Me desmontas 
y cada día me das un trocito de mi que desconocía. 
Me conozco a través de ti 
y eso es una putada.

Riego la falta de iniciativa 
de todos esos idiotas 
que piensan que un corazón roto 
ya no sabe querer; 
como si para querer a alguien no fuese necesario 
odiar la falta de cojones de otra persona.

Y yo odio tanto la tuya 
que creo que puedo querer desmesuradamente.

Pero picoteo todas las manos que aparecen, 
a ver si a alguna consigo darle en el meñique 
y cientos de copas después, 
cuando me lleve los dedos a la boca, 
paso los labios por la herida 
y vuelvo a sentir(te).

Los mejores orgasmos siempre se tienen en casa. 
Nadie puede correrse plácidamente 
si no se siente a salvo. 
Y nadie se siente a salvo 
si no le besan con sabor a hogar.

Te mastico, te trago y te digiero.

Me duele la tripa como si llevase días sin comer. 
No me puedo creer que empieces a no ser suficiente.

Te escupo, 
en una bocanada, 
en un intento de sacar al monstruo que creaste, 
tiene tus ojos, tan guapo.

Tan tuyo, tan nuestro.

Abro la boca de par en par 
y dejo que vuelva a entrar.

Y mastico, 
como si estuviese mascando un montón de marranadas 
en una de esas tardes de película 
que ya nunca son conmigo.

He cerrado la puerta de la jaula 
y me he anudado las alas con fuerza.

Domestícame. 
Quiero sentirme en casa.




6 comentarios:

  1. ¡Muy original y muy tuyo..!!! Gracias por compartirlo,un orgullo contar con la intensidad de tu pluma,besitos miles linduraaaaaa...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por todo, por tu tiempo, tus palabras, por todo lo de Google+.
      Es un placer inmenso formar parte de este blog.

      Doscientos millones de besos y abrazos.

      Amparo.

      Eliminar
  2. muy original y encantador saludos cordiales feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho ese estilo tuyo y difiero en lo del vómito. Los versos son un vómito en toda regla que sale del alma, del alma dolida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Joan, y toda la razón, lo único bueno que tiene el vómito emocional, son los versos que se nos van descolgando de la boca.

      Un saludo enorme.

      Amparo.

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: