Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

jueves, 27 de agosto de 2015

Reflexión de la nada

Hola de nuevo, una semana más ha pasado y creo ha llegado el momento de una nueva reflexión, pero he aquí el detalle, esta vez no tengo nada sobre lo que reflexionar, esto debido a que ha sido una semana difícil, no entraré por ahora en detalles porque eso me apartaría sobre el tema del que quiero tratar, el cual es, nada.

«¿La nada? ¿A qué te refieres exactamente con ello?» Puede que te preguntes y de ser así entiendo tu duda, yo estaría igual en tu caso, al fin y al cabo, se necesita un tema para hablar de ello, así que sin tema no puede haber una reflexión.

«Aún así, al menos improvisa un tema, el que sea, tampoco es difícil», lo sé amigo, te doy la razón, pero he aquí la cuestión detrás de estas líneas que estás leyendo, no siento deseos por ahora de tocar algún tema, me ha venido en mente hablar sobre la nada y pues me siento testarudo el día de hoy y pues no quiero hablar de absolutamente nada que no sea la nada (disculpa la redundancia).

Así que, ¿qué puede decirse sobre la nada? Pues nada en realidad, o quizás esté equivocado y de hecho puedan llegar a encontrarse joyas de conocimiento en esa nada, así que abordemos el asunto desde lo más básico para luego verlo desde otro punto de vista.

¿Qué es la nada? Por lógica se puede decir que es lo contrario del todo, aunque según Terry Pratchett (autor de El color de la magia, un divertido libro que recomiendo a todos aquellos que aún no lo han leído) esta definición no sería acertada, él dice por ejemplo, que la oscuridad no es lo contrario de la luz, ella representa simplemente la ausencia de la misma, lo contrario de la luz es algo que va más allá de ello.

Si nos guiamos por esa lógica, entonces ¿qué es en realidad la nada? ¿Puede verse o medirse? ¿Hay algo dentro de ella? Si nos ponemos imaginativos podemos salir con una masa de forma y color imposible de definir porque no hay palabras para ello, algo que crece y se encoge a la vez, algo que existe en todos lados a pesar de que en realidad no existe ni existirá jamás.

Por favor no tomes demasiado en serio mis palabras (¿o quizás sí?) ni trates de verle sentido porque al analizarlas en profundidad lo único que encontrarás en ellas será la nada, que de nuevo hace aparición esperando pasar desapercibida, lo cual logra con una habilidad sorprendente tomando en cuenta lo obvia que es.

¿En donde puede encontrarse la nada? Pues en todos lados, pero sólo se encuentra cuando se busca, está ahí en algunas palabras que se dicen, está ahí cuando ves hacia el infinito, está ahí tanto en el silencio como en el ruido, entre luces como entre sombras, ¿cómo es que no podamos ver algo que es tan evidente? Mi teoría es que nadie la busca y por tanto somos ciegos ante ella.

photo credit: A Little Reaction via photopin (license)

¿Qué se puede aprender de la nada? Que por lo general mientras más evidente es algo, es más sencillo pasarlo por alto si no se le presta atención, por tanto quizás muchas veces debemos fijarnos en los detalles para ser capaces de ver lo que está justo enfrente de nosotros.

¿Cuantas habrán sido las veces en las que no nos hemos fijado en cosas que quizás para los demás fueron evidentes hasta puntos que rayan lo absurdo? ¿Cuantas veces perdimos la ocasión de decir la palabra justa en el momento justo? ¿Cuantas veces dejamos pasar oportunidades irrepetibles? No hay manera de saberlo por lo que cualquier respuesta sería una simple especulación.

Al inicio me pregunté si era posible hablar sobre la nada, confieso que para ese entonces no lo sabía, todo lo hasta aquí escrito fue improvisado, no sabía si llegaría a algún punto o si sólo escribiría palabras que serían borradas luego de unos cuantos párrafos.

Ahora que ya he terminado y leo todo lo que he dicho me hago la misma pregunta, ¿es posible hablar sobre la nada? La verdad, no tengo idea y quizás sea mejor así, hay veces en que es mejor que las preguntas queden sin respuestas, hay que dejar que sea cada persona la que llegue a sus propias deducciones.

Así que despidamos a la nada con una sonrisa y recordemos por siempre lo que hemos aprendido hasta ahora sobre ella, lo cual, es nada en realidad.

6 comentarios:

  1. Desde luego Felipe que tu entrada para NADA deja indiferente a nadie. Me encantó tu reflexión. Un fuerte abrazo amigo y GRACIAS por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber causado esa impresión ja ja ja
      Un fuerte abrazo y gracias a ti por el comentario.

      Eliminar
  2. una buena entrada gracias Felipe saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Me encanto Felipe!! Me dejaste pensando un largo rato!! Es difícil describirla, pero esta? Que es la nada? quizas una hoja en blanco y la mente en blanco? Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Esas son excelentes preguntas en las que todos deberíamos reflexionar, gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: