Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

domingo, 23 de agosto de 2015

La Nigromante III: En busca de la heredera

Hola!! Os dejo la tercera parte de la historia de La Nigromante. ¡¡Espero que os guste!!

Casandra se quedó allí sola, en los bellos, pero peligrosos, por la noche, bosques boreales de Canadá. La guerra había sido convocada y debía recabar apoyos para su facción contra los males que acechaban a las de su raza y sabía justo por dónde empezar. Ya era hora de que Elaysa, la hija a la que había renunciado hace mucho tiempo, sirviera al aquelarre…una bruja que sería muy posiblemente repudiada por el resto, al ser el retoño de un brujo oscuro.

Sin embargo, gracias a su condición de ser sucesora de un brujo y una bruja, tendría un gran potencial y ahora, más que nunca, lo necesitaría, por el bien del aquelarre y por el de todas las brujas.

Casandra sabía dónde vivía Elaysa, la había estado espiando durante años, vivía en una pequeña ciudad llamada Victoria, no sería difícil encontrarla.

Recorrió numerosos barrios, hasta que su magia detectó un poder extrañamente poderoso para una ciudad tan pequeña. Inmediatamente encontró la casa de la hija a la que hace más de treinta años había renunciado, dejándola abandonada en un hospital.

Casandra dudó en tocar la puerta de la lujosa casa, en la que habitaba su hija. Los pensamientos le atormentaban, muy probablemente la rechazaría, pero no podía permitir perder el gran potencial que tenía. Al fin, se decidió y llamó.

-¿Quién es?- preguntó la señora de la casa, una mujer joven, delgada, con el pelo castaño, con ojos verdi-azules y una tez delicadamente clara.

Casandra se quedó parada, no sabía que decir de pronto, se quedó estupefacta al ver a su hija por segunda vez en la vida, su hija se había convertido en una mujer hermosa y ahora ella la convertiría en la más peligrosa.

-¿Disculpe, la puedo ayudar en algo?- de esa forma Elaysa le interrumpió los pensamientos .

-Sí, tenemos que hablar de lo que pasó hace treinta años, porque soy tu legítima madre.

El rostro de Elaysa fue de estupefacción, sus pupilas se dilataban, sus piernas temblaban y su cabeza no paraba de dar vueltas a la misma idea-¿Por qué su madre se iba a presentar después de treinta largos años?-tenía ya la vida resuelta, un buen trabajo como directora de marketing, un marido economista y una lujosa casa en el centro.

Pasaron al gran salón de la casa, todo en ella era lujo. Casandra se lo contó todo, ante la mirada crédula de su hija. Sin embargo, contaba con la fortuna de que Elaysa era una mujer en la que el espíritu de niño todavía seguía latiendo.

Elaysa no era de las típicas mujeres de la alta aristocracia, ella no. Seguía creyendo como cuando era una niña, en el mundo mágico, en un mundo que le llevara a viajar, a soñar y sobre todo… a vivir. No soportaba estar anclada en el mundo de lujo, en un mundo donde la monotonía era lo más parecido a una vida. Ver la televisión, jugar a las cartas, salir a pasear, estar con un marido que ya no quería, solo estaba con él por miedo a la soledad-¿Cómo no creer a Casandra?-era la única y última esperanza que tenía de salir de una vida amargada.

De repente apareció un hombre con un rostro hermoso, cabello largo castaño, con ojos azules claros imitando la calma del mar, con unos labios carnosos en los que cualquiera se querría perder. Una tez clara, una barba recortada y sensual, con una complexión alta y musculada.

-¿Qué  hace aquí esta mujer, cariño?-su voz era grave, pero a la vez hipnotizaba.

En el momento que Casandra vio a ese hombre se quedó horrorizada, no pudo decir ni una palabra hasta que después de varios minutos de un silencio incómodo, su boca pudo decir lo que la mente le rondaba.

-No puede ser, yo te vi morir… te maté con mis propias manos…

-¿De qué estás hablando? ¿Os conocéis?-La voz de Elaysa adquirió un tono tembloroso, su rostro cambió, de uno emocionado ante lo que le contó Casandra, pasó a uno de credulidad, de miedo y sobre todo de asombro.   

-Elaysa, ahora mismo, estás viendo a tu verdadero padre.

Os dejo el enlace a mi blog, por si queréis leer otras entradas y mirar la nueva sección, un rincón para la historia :)




6 comentarios:

  1. FAS-CI-NAN-TE....Me ha encantado Fran,me llevas de la mando y soy lectora y hechicera :))) ¡Es un orgullo compartir de tus letras ..!!! ¡Besitos,muchitos..!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María, agradezco, como siempre, tus comentarios. Y muchísimas gracias por compartir mis letras :).
      Besos!!

      Eliminar
  2. Maravilloso Fran lo disfruté mucho. GRACIAS por compartir. Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. fascinante muy interesante saludos cordiales gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isidoro por tu comentario y por compartir :)
      Saludos!!

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: