Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

sábado, 22 de agosto de 2015

La nigromante II: Conociendo el aquelarre

Segunda entrega de La Nigromante, ¡espero que os guste!

Aquella mujer que había dejado atrás a dos mujeres muertas en una casa, ahora estaba en el bosque sola, esperando a que se reunieran con ella, las que consideraba sus hermanas.

Sus ojos azules cristalinos, no mostraban arrepentimiento de haber dejado atrás aquellas mujeres, al fin y al cabo no había matado a nadie, Diana, ya estaba muerta. Su propia nieta, resucitada para matar a su madre, ya que ella misma no hubiera podido acabar con su hija, quien había traicionado la ley máxima de las brujas, matar a otras de su especie. Esto era castigado con la muerte y Adriana, ya había asesinado a demasiadas…

De repente aparecieron diez nubes oscuras, de las cuales salieron diez mujeres, cada una diferente a la anterior, había rostros entrados en vejez, rostros bellos y jóvenes y uno que marcaba la diferencia. Un rostro que helaría la sangre a cualquiera, el cabello negro como el pelo de la más oscura pantera, sus ojos grisáceos relucían maldad, miedo y…sobre todo respeto, un cuerpo joven, con unas piernas con las que seduciría y manipularía a cualquier hombre, con una vestimenta oscura que evidenciaba quien era la más respetada de entre todas ellas. Era considerada, la reina del aquelarre.

-¿Has hecho lo que debías, hermana?-preguntó Aisha, a Casandra.

Casandra miró a los ojos grises de Aisha, pese a ser una de las más poderosas del aquelarre, no podía mantenerle la mirada, incluso sus piernas temblaban ante la presencia de la mujer más poderosa del mundo. A duras penas y con voz temblorosa, el sí, salió de su boca.

-Excelente, no podíamos permitir, en nuestra delicada situación, que una de los nuestros fuera matando a las pocas que quedamos, ya tenemos suficientes enemigos en el exterior a los que tenemos que abatir.

Otra de las jóvenes intervino apresurada y en tono nervioso-muchas de nuestras hermanas han muerto en los últimos tiempos…brujos y cazadores nos están cercando…no podemos permitir que maten a más de las nuestras.

-Y no lo permitiremos hermana…es hora de que dejemos de ocultarnos en las sombras y pasemos a ser las cazadoras y dejemos de ser, de una vez por todas, las presas. Reunid a cuantas brujas conozcáis porque la guerra, ha comenzado.- Aseveró Aisha.

Las diez restantes brujas se quedaron atónitos antes las palabras de esta, desde hacía cien años nunca se había convocado la guerra, pero ahora ya era necesario, incluso demasiado tarde.

-Demostraremos que somos las más poderosas o moriremos en el intento, este conclave ha concluido, reunid fuerzas porque vamos a acabar con todos nuestros enemigos de una vez por todas, y quien se interponga, sea quien sea, morirá junto con ellos.

De nuevo las nubes oscuras emergieron con las que desaparecieron todas las brujas, excepto una, Casandra se quedó allí sola, había perdido a toda su familia y ahora empezaría a sentir lo que es la soledad.

6 comentarios:

  1. ¡Fabuloso Fran..!!! Yo a ti podría leerte todos los días y te seguiría pidiendo mas :))) Es una novela llena de matices que tu has sabido delinear muy bien ,me encanta,ya hago fila esperando la siguiente entrega ¡Gracias por compartir..!! ¡Te mando mis besitos,no pocos sino infinitos..!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario María, como siempre estoy encantado de que me leas y por supuesto de leer estos comentarios, que me animan a seguir escrbiendo cada día.

      Besos!!

      Eliminar
  2. Un relato encantador!! Fran gracias por compartir saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar y leerme! Me alegro de que te haya gustado, Saludos!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Olaya!! Me alegro de que te haya gustado :)

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: