Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

domingo, 2 de agosto de 2015

Historias de clase.

Daniela tenía el pelo rubio, casi rojizo, como si escondiera un atardecer en la melena.
Los ojos grandes y verdes, y las piernas tan largas que podías confundirlas con una de las enormes calles de Nueva York.
Solía vestir de lunares, y su piel, incluso en los días más fríos del año, tenía ese color canela que cualquiera del norte habría envidiado.
Vivía sola con su padre, e imagino que era él quien le encargaba todas las faldas por debajo de la rodilla.
Aunque muchos de clase se conformaban con sus tobillos, y su sonrisa.

Aitor siempre suspendía las matemáticas, quizás porque su cuenta favorita era sumar los centímetros que hacía falta que se le subiera la falda a Daniela para sentir que el día había sido productivo.
Tenía la boca grande y la cara llena de pecas, sus ojos azules se movían con perspicacia por todos los culos hasta clavarse en el de ella.
Eran tan grandes que en ellos habrían cabido cientos de números de teléfono, de sujetadores, de citas y besos, pero a Daniela nunca le parecieron tan inmensos

Detrás de Aitor estaba Lucía, que llevaba unas gafas enormes y el pelo tan rizado que resultaba divertido. Tenía la tez muy pálida, tanto que solían llamarla ‘’la chica transparente’’.
Sobre el labio se le dibujaba un lunar sexy, aunque creo que nunca nadie se lo dijo.
Era baja y callada, se reía poco y trataba de no hablar demasiado. Se pasaba las clases leyendo libros que la profesora no había recomendado, y anotando en una libreta como se le ondeaba el pelo a Aitor cuando se iba en moto del instituto.
Aunque él no supiese si quiera que tras de él había otro pupitre.
Lucía no caminaba contoneándose, ni se delineaba los ojos, ni conocía el carmín, pero lo cierto es que sabía más de mitología y de astrología que cualquier profesor de nuestro instituto.

Al lado de Lucía estaba Marta, que fumaba a escondidas y llevaba pendientes imposibles.
Marta tenía el pelo corto, casi como un chico, y miraba de reojo el lunar de Lucía , aunque hubiesen pasado por su cama todos los tipos duros de secundaria.
Llevaba camisetas anchas y vaqueros rotos, y andaba con tanta desgana que no despertaba ninguna sonrisa.


Delante de ella estaba Hugo, que solía vestir en camisa y engominarse como en una de esas series de época.
Sus camisas eran en tonos pastel y sus pantalones en cientos de marrones. Copiaba aprisa lo que decía la profesora y nunca hablaba sin levantar la mano antes, turno de palabra o algo así, lo llamaba él.
Tenía los ojos tan pequeños que cuando reía se quedaba sin ellos, y normalmente llevaba un toque rojo en las mejillas y una boca de fresa.
Miraba casi de forma inconsciente a Lucía, que estaba guapa cuando le daba el sol de la ventana y sonreía leyendo uno de sus libros.

Después estaba Ángel, un chico gordito con granos que no necesitaba más que un vaso de chocolate caliente y algo de repostería para tener un motivo por el que levantarse del pupitre en los cambios de clase.
Normalmente llevaba las comisuras manchadas de chocolate y su diminuta nariz se escondía entre dos enormes mofletes.
Ángel solo prestaba atención cuando era Martina quien daba la clase, que llegaba con sus faldas de tubo y sus camisas estrechas.
El pelo recogido en un moño desenfadado y algo de color en los labios, con algún mechón suelto que se recogía con dulzura detrás de las orejas.
Daba clase de literatura, y lo cierto es que La Celestina sonaba mucho mejor cuando los versos se escapaban de su boca.
Solía preguntarnos que tal el fin de semana mientras nos sonreía como si no supiese como eran los fines de semana de un adolescente.
Y cuando le contábamos, la historia más interesante siempre era la de Ángel.

Por mucho que pasaron los cursos, ninguno cambió.

Daniela y su culo, Aitor y sus pecas, Lucía y sus libros, Marta y sus maneras, Hugo y su pelo engominado, Ángel y el chocolate y Martina con su dulzura.

El caso es que hace nada, me encontré con Aitor en una cafetería del centro, nos tomamos unas cervezas y me estuvo contando que se había casado un par de años atrás con Mónica, una chica algo mayor que él, que habían tenido dos hijos, Antonia y Martín, y que todo había ido bien hasta que una noche de copas con sus compañeros de trabajo se había reencontrado con Daniela, que estaba más guapa que nunca.
Hablaron, bebieron, y se besaron, un beso que fue casi imperceptible, uno de esos besos tan suaves que te adormecen las defensas.
Después de tantos intentos, de tantas cartas, de tantas invitaciones, en definitiva, después de tantos años tenía a Daniela mirándole.

Me dijo que se había dado cuenta de que lo conocía todo de ella menos su forma de mirar, quizás porque nunca había detenido sus ojos en él.
Y se sintió triste. 

Esa noche volvió a casa con el número de Daniela grabado en el teléfono, y ese olor dulzón que la caracterizaba pegado a la camisa.

Al día siguiente, al despertar, vio como le miraba Mónica, y pensó que no había visto jamás unos ojos que le mirasen con más amor.
Y la mítica Daniela desapareció de su lista de imposibles.

Me habló de Marta, la eterna rockera, me dijo que solía tocar con su grupo en un local ochentero cerca de casa.
Que había estado liada con Matías un amigo suyo, y que después de varios años, ahora vivía con una mujer, una tal Lucía, profesora de literatura universal en el colegio de sus hijos, que había estado casada con Hugo, aquel chico repeinado del instituto: ‘’¿lo recuerdas?’’

Y me preguntó si la conocía.
Pelo rizado, piel blanca y un lunar sexy encima del labio.

Hugo se había ido al extranjero, estaba preparando una tesis sobre no se que fenómeno natural.

Entonces fui yo quien le pregunté por Ángel, me dijo que había perdido treinta kilos y que trabajaba de monitor en el gimnasio del centro, lo más sorprendente es que estaba casado con Martina, la profesora de literatura, que según él, seguía con esas faldas que te hacen perder el sentido.
Se llevaban casi 20 años, él tenía 29 y ella 44, pero ¡que 44 años!

En ese momento le sonó el teléfono, era Mónica, Martín había vuelto a suspender matemáticas por estar distraído en clase con no se que chica rubia.
Se fue rápido, despidiéndose con un abrazo.

Y pensé en lo caprichosa que era la vida, que entrelaza destinos para darte la posibilidad de desmitificar a quien nunca te miró, o para ponerte en el camino a quien siempre supo apreciar tu magia.



4 comentarios:

  1. Muy buen relato de historias de clase gracias por compartir saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Mi preciosa Amparo,me ha gustado mucho esta entrada,es un relato que denota tu versatilidad y ello es lo que siempre admiro de quien escribe,me ha gustado mucho linda,gracias por compartir..!!! ¡Besitos miles,miles..!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miles de gracias María del Socorro, además de que comparto plenamente tu manera de pensar, la versatilidad es importantísima, creo que en todos los aspectos de la vida, quien se declara fanático incondicional de un estilo o de un pensamiento, se está cerrando la puerta a otras cientos de posibilidades.
      Está claro que todos tenemos un estilo, si no fuese así, seríamos conceptos demasiado abstractos, a todos se nos relaciona con algo y nosotros mismos lo hacemos, pero eso no significa que no podamos explorar otros ámbitos y sacarles provecho.

      Muchísimas gracias de nuevo, eres la dulzura en persona.

      Un beso y un abrazo como una casa de grandes.

      Amparo.

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: