Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

miércoles, 12 de agosto de 2015

BAJO EL BRAZO...






De los colores, todos aquellos colores que pudo usar para  pintar su vida, el que más lo hacía vibrar era el color de los versos.

Tal vez por lo sonoro de aquel color,  o por los elementos con los que se lograba. Para él, un color de poesía se pintaba con una carga en el alma,  el tiempo para escuchar cómo existía esa carga en cualquier parte del cuerpo, unas hojas, una pluma y las palabras.  Esos poderosos y fascinantes extractos de  imágenes, formas y sonidos que  aluden ideas, sentimientos, agitaciones…

Él decidió en su vida vivirse por el color de la poesía. En el arduo y tortuoso andar del cotidiano, encontraría los más grandes muros que le impedirían trasformar su poesía en logros materiales.

Había un absurdo muy grande en la realidad. Algo terrible e irremediable  le había ocurrido a su sociedad que trasformaba en poderosos y encumbraba a los que traficaban con sangre y pena,  a los que con astucia convertían en autómatas y consumidores a otros, a los que abusaban del poder, o  hasta aquellos que se imponían sobre el débil y caído, pero poco le otorgaba  a los que escuchaban al alma humana.


En este, su tiempo, el espíritu se podía quedar sin voz,  silenciado por el ansia insaciable del objeto, por el brillo cegador de las apariencias. La belleza, la pena, la necesidad, los recuerdos… esos,  no tenían lugar ni valor. ¿Quién los mencionaría, quién se ocuparía de ellos..? Aún así, como aquel célebre caballero andante, se debatió ante molinos de viento y emprendió la tarea de andar el camino.

"Llegará el día." Se repetía. Lo sabía, lo creía, lo sentía... Y escribía.

El final del camino llegó, y todo lo que guardaba bajo el brazo eran sus palabras, su poesía. Revisó cada bifurcación de su vida y finalmente se sintió satisfecho de haberla pintado de aquel color que parecía interesarle a pocos. No le importó, pues de todas las cosas que pudo haber hecho, la que daba satisfacción completa a su alma, estaba en  la poesía.


DIANA PINEDO


MÁS TEXTOS DE LA AUTORA: GRAFEMA11









8 comentarios:

  1. ¡Muy bello Diana ...!!! Como todo un quijote ése personaje se desplaza por el sendero de tu pluma para decirnos que todo lo que guardaba bajo su brazo eran sus palabras,pero las más valiosas,las que a través de la poesía fortalecían su alma ¡Y así es...!! Hay momentos en que lo único que se tiene es la tinta y el papel y ahi descargas tu dolor,tu amor,tu sentir,tu todo....ME HA ENCANTADO Con ese toque de filosofía con que revistes al final la historia,gracias miles por compartir linduraaaaa...!!! ¡Besitos muchitos..!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es María! Qué hermosa interpretación haces... Hay veces en la vida que uno se pregunta, ¿para qué las mis palabras, para qué mi letras? Pero creo fielmente que hay mucho de nosotros que la sociedad consumista desdeña... Y sobre eso, este texto es apenas un suspiro.
      Gracias por tu lectura y comentario :)
      Besos!!!

      Eliminar
  2. Precioso un gran relato gracias por compartir Diana saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por el comentario, la lectura y difusión.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  3. Un micro, oda a la poesía y al poeta, bellamente narrado y con gran sentido del poder de las palabras y a la fe en nosotros y a nuestra misión en la vida.
    Muy grande, Diana.
    Abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar estas motivadores palabras, Edgar, que emoción que así te lo haya parecido :)
      Gracias por leerlo y compartirlo también!
      Abrazo fuerte Compañero!!

      Eliminar
  4. ¡Diana! *-*

    La verdes es que tenía Razón... Muy poca importancia se le da al Alma Humana, al sentir la Humanidad, la Bondad, la Amabilidad... El Mundo está tan acostumbrado a ver lo peor del mismo que, muchas veces, se mira hacia otro lado y se niegan Sentimientos y Emociones... Y, eso es lo más Hermoso de la Poesía, de la Escritura en sí, que los que les damos a las Letras, aún seguimos mirando, viendo y sintiendo con el Corazón...

    ¡Muy Lindo!
    ¡Besazos Super Grandes! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Campanilla... Necesitamos tantos espacios para sentir y compartir más... Eso lo dan las letras.
      Gracias por la lectura y el comentario hermosa!
      Abrazos grandes!!! ;) ;)

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: