Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

miércoles, 29 de julio de 2015

TIRANA II



Edvard  Munch





Tirana y hermosa. Tú,  la de cabellera roja y los penetrantes ojos verdes, aquellos que hipnotizan. La que camina en las noches por cualquier calle oscura sin temor, la de movimientos sutiles, la que encanta.

Mujer vampiro...  Tu andar por el mundo tiene un solo objetivo. Saliste de la caja de Pandora, o tal vez emergiste de los infiernos, tal vez alguien se olvidó de aprisionarte en el inframundo, tal vez renegaste del creador y eres un ángel caído... Huérfana, única, autónoma... sola.

Sabes que en el origen, cuando te viste fascinada por un otro, lo estrujaste tanto, lo hiciste tan solamente tuyo que se trasformó en piedra. Aun la conservas, pende de tu cuello como símbolo de lo que alguna vez amaste, esa piedra gimiente que reposa sobre tus pechos. Supiste que podías tener lo que querías y en ese afán de obtención te mezclaste entre los mortales y sin  recato lo tomaste. Los tomaste. A cuantos seres en el mundo osaran mirarte. A cuanto mortal en la tierra deseara tu atención, así iniciaste tu amada colección.

Mujer vampiro, mujer sirena… Tu guarida refleja tus sueños, esos catastróficamente cumplidos, siempre consumados, una vez tras otra... Un lugar lleno de colores y múltiples figuras que anhelan por la eternidad tu presencia, que suspiran en agonía eterna por tener un respiro de tu atención, una migaja de tu mirada. Metamorfoseados por el embrujo de tu embeleso sufren la pena de amarte. Ahora son  utensilios, adornos,  trastos, joyas, cosas... Y la felicidad, la única que conoces, se  te desborda al saber que todo  cuanto habita  tu madriguera alguna vez tuvo  voluntad.

Mujer vampiro, mujer sirena, mujer medusa… que encantas a los hombres con la textura de tu voz, con los matices que destellan tus verdes ojos, con los sutiles movimientos  de tus curvas... atrapas almas que conviertes en objetos, objetos  que no cesan de llorar...

Sí, hace mucho que te  olvidaste de medir el eterno  transcurrir del tiempo, y es que te has  dedicado a la caza.  Sí, tu maldición; vivir por siempre. Sí tu hechizo; el encanto y la metamorfosis. Sí, huérfana, única, autónoma... sola… Acaricia tus tesoros para hacer más llevadero el peso de la eternidad.


DIANA PINEDO
de Colección de Monstruos

MÁS TEXTOS DE LA AUTORA: GRAFEMA11









9 comentarios:

  1. Muy buen relato encantador precioso saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Es fascinante como describes la tiranía de la mujer,oh,si,claro que hay mujeres medusas,por desgracia....Si las hay....¡Estupendas letras Diana,gracias por compartirlas..!!! ¡Besitos,muchitos..!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la lectura y el comentario María :)
      Besos!!

      Eliminar
  3. Ese mundo obscuro que hace que la mujer que lo tiene todo, al final simplemente lo mata...
    Muy bueno!!! Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la lectura y el comentario Historias de terror J.A.H
      SALUDOS!!

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: