Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

domingo, 12 de julio de 2015

Suenas en mi radio.

Sonaba en la radio ‘’Tangled up in blue’’, 
Dylan siempre suena bien.

Decía que aquella canción le había llevado 
diez años vivirla y dos escribirla, 
y pienso en ti.

En las quinientas noches 
que te he vivido, 
en las quinientas una 
que te he visto morir.

Justo en la última, 
que no regresaste.

Y he recordado aquello de 
‘’quien bien te quiere te hará llorar’’, 
y he deseado que me hubieses querido 
un poco peor durante toda nuestra historia.

Que te hubieses olvidado de los aniversarios, 
que no recordases mi talla de pantalón, 
que todos los días tuvieses que volver 
a contarme los lunares 
porque tus ojos son incapaces 
de reencontrarlos en su retina.

Que no supieses el nombre 
de mi primera mascota, 
y nunca me hubieses preguntado 
que quería ser de mayor 
cuando no era tan mayor.


Que me hubieses querido peor 
por todas las veces que me has querido tan bien.

Te habría perdonado todas las faltas de elegancia 
y hasta la ausencia de buenos modales, 
si me hubieses querido mal, 
tan mal que no me hubiesen hecho llorar 
las canciones de Serrat.

También me ha venido a la cabeza, 
mientras desayunaba pensando en tus piernas, 
lo de ‘’nunca es tarde para bien hacer; 
haz hoy lo que no hiciste ayer’’.
Y he recordado el montón de fotos 
que no nos hicimos.

No se donde guardo aquella en la que sales desnudo, 
de espaldas, 
como si todo el jodido universo 
te cupiese entre los hombros, 
entre dos huesos que se miran eternamente 
sin poderse besar.

No se hasta que punto es tarde para hacérnoslas, 
o si quizás es demasiado pronto 
para pedirte que vuelvas; 
que el objetivo de mi cámara se muere 
por hacerte el amor.

También he caído en la cuenta 
de todos los sitios por los que no hemos paseado, 
y me he maldecido por no haber sacado a tus pies más a menudo, 
pero lo cierto es que los he recordado desnudos, 
debajo de mis sábanas, 
y he vuelto a entender porque no solíamos pasear.

Tus dedos perfectos, 
con esa caída desde el pulgar al meñique, 
que me recordaba a la perfecta inclinación 
de la Torre de Pisa.

Y toda la Toscana deja de parecerme bonita 
en comparación a tu cuerpo.

He pensado después en ‘’amor con amor se paga’’, 
y joder, 
si me dejas que te devuelva todo este tiempo, 
tendrás que negociar con el gato de tu tejado 
un par de vidas más.

Mientras tanto, 
yo estaré pidiéndole a Phileas Fogg que me enseñe 
como dar las ochenta vueltas a mi cama 
y acabar tropezando siempre con tus manos.

Como tropezar los trescientos sesenta y cinco días 
que tiene un año 
con la misma piedra, 
y follarnos desde el suelo, 
que cuando alguien nos hable de caídas, 
nosotros las relacionemos con gemidos.

Con poesía.

He recordado también que 
‘’quien adelante no mira, atrás se queda’’, 
y creo que es la forma más cobarde de confesar 
que vives en una eterna espera 
atrapada en un reloj que entiende de botones 
y ha decidido pararse hasta que te sientas mejor.

Como quien espera un puesto de trabajo 
en tiempos de crisis, 
como un suicida en busca de un motivo.

Quizás como esperaba aquella chica 
en el muelle de San Blás, 
mientras Maná le cantaba con su voz ronca, 
casi rota.

Porque el paso de los días 
vuelve ronco cualquier latido.

Y cuando estaba a punto de quedarme dormida: 
‘’el que la sigue la consigue’’.

Y entonces dime hasta donde tengo que seguirte, 
que voy a preparar la maleta.

Dime que vestido quieres que lleve, 
y que ropa interior necesitas que me ponga 
para despertarte las intenciones.

Que si para conseguir 
que te vengas a vivir a mi habitación 
necesitas que te siga a cada uno de tus viajes sin puerto, 
te juro que me muero por hacerte de faro.
De canción.
De destino.

Que te sigo hasta que se te duerman los miedos, 
y me dejes quererte mal 
por todas las veces que me quisiste bien, 
y hacer hoy lo que no hicimos ayer.

Prometo buscar tu foto desnudo, 
y guardarla en la retina 
con mucho más empeño 
del que pones tú en mis lunares.

Hasta que me dejes vivir contigo 
mirando hacia atrás 
porque todo lo de delante no tiene tus caderas.

Hasta que seas tú quien me sigas de puntillas 
devolviéndome en cada paso 
todos los domingos astrománticos 
que han sonado en mi radio 
antes de conciliar el sueño.


Y soñar contigo. 


Enlace al Audio del poema. 

12 comentarios:

  1. Puedo perfectamente imaginar cómo te sentías cuando te pusute a escribir. Lo importante sería que tus letras llegasen a é, una porque no sabe lo que ha pèrdido, otra porque nosotros somos un objetivo sin cumplir. Bendito objetivo que te he leído hoy. Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, nos falta una imágen, voy a poner una a ver si te gusta como queda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Juan Carlos, la foto,! Si claro, ponle una bonita, la que quieras! A parte, no se porque parte del texto sale en blanco, si lo he hecho como siempre...

      Hubo un tiempo en el que sabía lo que escribía, ahora ya no se si me lee, pero intento no darle importancia a eso, me gusta mucho más que me leáis vosotros! jajaja

      Y como siempre, gracias a ti, gracias de las grandes!

      Amparo.

      Eliminar
    2. Ay Juan Carlos, no se si has sido tú o si el texto se ha arreglado solo, pero ya me sale como siempre jajaja

      Perdona tanta molestia.

      Amparo.

      Eliminar
  3. precioso feliz semana saludos cordiales Amparo luque iglesias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Isidro!

      Ten una buena noche!

      Amparo.

      Eliminar
  4. He arreglado el texto, puesto un enlace a youtube como dios manda e insertado una foto, acualiza a ver si te gusta, gracias Amparo, un placer leerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja me has hecho reír, porque como dices, ahora si que está como dios manda! Es que soy una negada para la tecnología, así que no me des las gracias porque hoy sin duda me toca dártelas a mi, por arreglarlo, por la foto (que es ideal) y por el enlace (que el mío era un desastre y no lo he sabido hasta ver el tuyo jajaja)

      El placer es mío.

      Amparo.

      Eliminar
    2. La verdad es que ha sido un atrevimiento por mi parte, pero me he atrevido porque el relato lo merecía, no te preocupes por los arreglos, para eso estamos aquí todos apoyándonos, tienes un gran consejo para el copiado y pegado de texto en la "Guía y Recomendaciones" cuyo enlace puedes encontrar bajo la cabecera del blog o en la pestaña extras de la barra de navegación, si lees esa guía aprenderás algunas cosillas importantes. Pide ayuda cuando la necesites, y si no la quieres pedir, cuando veamos algo mal, lo arreglamos, feliz semana Amparo!

      Eliminar
  5. Precioso Amparo, el tono que has utilizado para recordar es nostálgico pero tranquilo, sin rencor... Me ha recordado los sentimientos que quedan después de un amor verdadero, cuando ya se ha digerido, cuando ya se han vivido los primero momentos de frustación y, porque no decirlo de rabia contenida.
    Al final el paso del tiempo, como suele decirse, pone las cosas en su sitio.
    ¿No te parece?
    :))

    ResponderEliminar
  6. Precioso Amparo, el tono que has utilizado para recordar es nostálgico pero tranquilo, sin rencor... Me ha recordado los sentimientos que quedan después de un amor verdadero, cuando ya se ha digerido, cuando ya se han vivido los primero momentos de frustación y, porque no decirlo de rabia contenida.
    Al final el paso del tiempo, como suele decirse, pone las cosas en su sitio.
    ¿No te parece?
    :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Maryflor, por tu tiempo y tus palabras, y por todas las veces que has compartido lo que escribo en Google+, es más fácil tener ganas de seguir con todas esas cosas.

      Tienes mucha razón, no es un poema tirante, ni hay orgullo o rencor, ni siquiera hay dolor; es como sentirte en paz con lo que hiciste y con lo que diste, y recordar sin sentir rabia, dejar que los momentos vividos vengan a ti sin que afecte a tu presente.
      Si, al final el tiempo lo pone todo en su sitio, y bueno, también un poco nosotros, que terminamos por entender que lo único que termina por importar es la opinión que tengas tú mismo sobre ti cuando vas a dormir; nada es eterno, así que el secreto está en sentir que mientra duró, cuidaste de la relación, la mimaste, y diste todo de ti, es la única forma de acallar a los ''y si...'' y a los ''pero...''.

      Gracias de nuevo :)

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: