Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 27 de julio de 2015

Reflexión de imprevistos

Hola de nuevo, aquí estoy otra semana más, listo para presentarte mis reflexiones sobre lo primero que vaya cruzando por mi cabeza.

La verdad yo planeaba publicar el día de ayer, avancé bastante y cuando ya tenía el artículo casi listo y estaba a punto de pasarlo al blog, se va el internet y ya no regresó en toda la noche por lo que tuve que cancelar mis planes y esperar al día siguiente para poder publicar.

El problema es que hoy al revisar la reflexión decidí que haría una nueva, la razón de esto es que ya que se presentó la oportunidad, quiero hablar sobre algo más, de todas formas el otro texto no se irá a ningún lado y ahí seguirá cuando lo necesite.

Hoy quiero hablar acerca de los imprevistos, esas cosas que nos suceden cuando menos las esperamos y que pueden arruinar nuestros planes en cuestión de segundos.

A todos sin excepción nos han ocurrido los imprevistos, quizás íbamos a ir a algún lado, ver una película o programa en la televisión, terminar alguna tarea pendiente, escribir algo, hacer una
investigación o cualquier cosa similar; pero cuando estábamos a punto de llevar a cabo nuestro plan:

  • Aparece una visita inesperada: Justo hoy la persona cuya existencia hasta habías olvidado luego de no haberla visto por más de dos años decide pasar un rato para saludar.

  • Algo se rompe; O quizás desaparece, explota o sufre de combustión instantánea.

  • Alguna otra tarea surge: Algo por investigar, terminar, limpiar, entregar, tirar o reparar.
  • Te enfermas: Muchos virus eligen los peores momentos para decidir atacarte, y es que tienen una gran habilidad para ser inoportunos.

  • La electricidad se va: Esto aplica cuando tu plan necesita de algo que funciona con energía eléctrica.

  • Tu computadora explota: Esperemos que accidentalmente.

  • Te olvidas de tu plan: A todos nos pasa que de repente algo se nos olvida, esto también ocurre con las cosas importantes.

  • Les ocurre algo a las personas que necesitabas para tu plan: Desde enfermedad hasta cambio de planes, viajes o quedarse sin gasolina a mitad del camino y no tener manera de comunicarse contigo. 

  • Debido a un malentendido te confunden con alguien más y empiezan a perseguirte más de cinco agencias especiales alrededor del mundo: Podría pasar...


Son tantas las cosas que pueden llegar a ocurrir, no todas son tan predecibles por lo que a veces por más planes que tengas aun pueden suceder cosas en las que no habías pensado, como cuando haces una lista de todos los posibles imprevistos y sus posibles soluciones sólo para al final descubrir que has perdido esa hoja, pero sabes que ese es el menor de tus problemas cuando ves a tu alrededor y recuerdas que estás atado a un cocotero en una isla desierta... de nuevo.

¿Los imprevistos deben ser vistos como algo bueno o malo? «¡Los imprevistos son la definición de la maldad en uno de sus estados más puros! ¿Cómo puedes si quiera llegar a pensar en que algo así puede ser remotamente considerado como bueno? ¿Qué acaso has perdido por completo el juicio?» Puede que pienses algo así (o puede que no y que opines que exageré un poco con la reacción).

Pero quiero explicarme y quizás al final concuerdes conmigo, la mejor manera de hacer esto es empezar desde el principio:

¿De qué manera reaccionamos ante los imprevistos? Puede que nos sorprendamos, molestemos, deprimamos, estresemos, nos cause indiferencia o decidamos irnos a comprar una pizza, esto ya depende de cada quien, aunque creo que las más comunes son las primeras cuatro opciones.

Quiero aclarar que aunque es cierto que en algunos casos los imprevistos son motivos de alivio (como cuando debes asistir a un encuentro que quieres evitar a toda costa y descubres que ese día amaneciste enfermo, y me refiero a una enfermedad real y no a poner cara de agonía mientras te niegas a levantarte de la cama y finges toser cuando en realidad no tienes nada), pero estos casos no los incluiré en esta reflexión, hablaré únicamente de aquellos eventos que nos arruinan los planes que deseábamos realizar.

photo credit: day 56 via photopin (license)

¿Por qué creo que esto se puede llegar a considerar como algo positivo? Hay varias razones de ello:

  • Te hace precavido ya que empiezas a organizar planes en caso de imprevistos, para la próxima puede que estés preparado con un plan B.

  • Te enseña a improvisar: De vez en cuando hay que adaptarse a las circunstancias así que tu ingenio y velocidad de pensamiento es puesto a prueba más de una vez.

  • Te sirve para medir tu nivel de perseverancia: Hay cosas que aunque no pueden evitarse, pueden ser pasadas por alto, si las cosas no están resultando tan fáciles como esperabas, ¿te rendirás a la primera o estás dispuesto a seguir adelante y demostrar que nada puede detenerte? 

  • Aprendes que hay veces en que las cosas salen de tu control: Puede parecer que me estoy contradiciendo con el punto anterior, pero es que hay que recordar que de vez en cuando es importante aprender a postergar cuando los imprevistos son tantos que no hay manera de evitarlos, como dice una canción, así es la vida.

  • Abres la posibilidad a otros planes: Bueno, ahora que ya no puedes salir a la conferencia para aprender a crear las historias de terror perfectas, quizás puedas aprovechar para empezar con el libro que hace tiempo haz querido leer o quizás puedas empezar la rutina de ejercicios que has postergado durante semanas.


Como puedes ver, cuando ocurre algún imprevisto eso puede verse como una oportunidad de ponerte a prueba o como un modo de reorganizar tu agenda y terminar todas esas tareas pendientes, además que de esa manera empiezas a ver los imprevistos no como un problema, sino como una oportunidad, recuerda que no podemos controlar las cosas que ocurren a nuestro alrededor, pero siempre podemos controlar la manera en la que reaccionamos ante ello.

¿Tu qué opinas? ¿Crees que luego de esto empezarás a ver los imprevistos de otro modo? ¿Cual fue el último imprevisto que te ocurrió y cómo lo solucionaste? Deja tu comentario con confianza y comparte tus experiencias con los demás.

4 comentarios:

  1. Muy agudo, excelente contenido y originales planteamientos ante las reacciones frente a un imprevisto. Si recurrimos a la lógica, puede que no hallemos explicación razonable, mira que nos ocurre veces... (umm, aunque Murphy diría todo lo contrario, buscaría en el surrealismo más absurdo para explicarlo de la manera más parecida a la lógica cartesiana, jeje). Desde el punto de vista espiritual o metafísico, podríamos equiparar su sentido práctico con el hecho mismo de aceptarlo. La aceptación ayuda, sería lo mismo que encontrar un objetivo realista a los propios sucesos casuales. Estando de acuerdo con tus criterios, optaré por los supuestos resolutivos que planteas para sacarle partido y no caer en los sentimientos negativos. Por eso considero que tus explicaciones son muy didácticas, son enseñanzas útiles y asertivas.
    Me ha encantado leerte, también el tono desenfado y natural, lleno de perspicacia con el que sueles acompañar tus reflexiones. Genial!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Mi vida está llena de imprevistos. Siempre. Hace rato pauté una diligencia importante para mañana y mi mamá salió con otors planes. Sin embargo le expliqué que no podía acompañarla y todo resultó bien.
    Me tomo mal los imprevistos, sobre todos i es algo importante para mí, y no he aprendido a sobrellevarlo, aunque me lo tomo con (un poquito de) calma.
    Saludos, me gustó tu exposición de ideas.

    ResponderEliminar
  3. un gran contenido que hace reflexionar gracias feliz semana saludos cordiales

    ResponderEliminar
  4. Muy buen artículo Felipe,muchas de las veces el saltear los imprevistos nos hace ágiles,creativos , ante inconvenientes o planes no preconcebidos,me encanta que nos dejes estas visiones diferentes de ver las cosas ¡Gracias amigo,besitos y un gran abrazo..!!! ¡Nada improvisado..!!! :)))

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: