Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

martes, 14 de julio de 2015

Desde que me conozco.

La habitación sigue oliendo a ti.

Desde la ventana se divisa todo París
concentrado en el banco donde decidiste mentirme
por última vez.
Te ibas sin quedarte nunca más,
y lo hacías por mi.

Supongo que fue el único momento
de las quinientas noches de Sabina
que ha durado nuestra relación,
donde pensé: ojalá te hubieses ido por ti.

Me habrías ahorrado la necesidad de odiarme;
de ver tus huidas asomando al intento de vida
de todas las mañanas.

Me han preguntado hoy,
en unas de esas conversaciones
que empiezan de madrugada
y terminas por llevártelas a casa:
¿desde cuándo te conoces?

He pensado que si fuese Bécquer,
respondería que me conozco
desde que te conozco a ti.
Si fuese Bukowski,
quizás habría dicho que me conozco
desde que conseguiste que me corriera encima
solo con el roce de tu lengua,
que a pesar de haber rozado otras cientos de ganas,
el orgasmo me supo a exclusividad.


Pero los ojos que me preguntaron
no me dejaron mentir.

¿Desde cuándo me conozco?
Desde que creo no hacerlo.
Desde que me perdí.
Desde que no tengo tus gemidos
para quedarme a vivir.

Y ahora que puedo hablar de mi
sin mencionarte,
voy a escribirme una carta redescubriéndome,
si llega a tus manos deshazte de ella,
que no quiero que sea cierto eso de enamorarnos
en la octava vida que tiene un gato
y nadie recuerda,
en la noche quinientas uno de aquel poeta:

Soy de libros y de noches frías,
de tormentas, de cientos de mantas
y olor a palomitas.

De la última fila de un cine vacío
donde nuestros besos no molesten al personal.

Estoy hecha de poesía,
de versos cosidos con saliva;
de valentía programada para activarse
cuando parece que la guerra,
que siempre viste en sudadera,
me ha ganado la batalla.

Soy de las de ir por delante
dejando que el mundo visualice
como se ven mis tobillos desde atrás,
y aunque mi talón de Aquiles
cada vez se parece más a la cuerda vocal
que me activas en los orgasmos,
nunca admitiré que te debo todos mis errores.

Sería regalarte mis mejores parrafadas
y confesarte que he descosido todas las bragas
para que se caigan solo con mirarme.

Vivo constantemente con las ganas
de conquistar un lugar que no existe,
y en esta lista de imposibles,
no voy a mencionarte.

Por orgullo al arte.

No he sido nunca la primera en llegar,
ni en rendirme,
no he sido la primera en alborotarte los cajones
ni en ordenarte las ideas,
no he sido la primera en derrumbarme
ni en recomponerme,
pero he sido la última musa de carretera
dispuesta a descolgar las piernas
al borde de tu copa
y pedirle al camarero
que no decaigan las rondas,
que por un rato más entre tus hielos
yo me hago la interesante
y guardo bajo llave mis ganas de besarte.

Soy de instintos poco básicos
y muy complejos,
de cruces de piernas a destiempo;
de dar la vida con gracia,
y de guardarme las gracias
mientras me quede vida.

No se estar nunca en el lugar que debo,
ni en el momento justo;
el tiempo y yo somos enemigos enfrentados,
dijo que lo pondría todo en su lugar,
y tu lado de la cama sigue tan vacío
que he decidido llenarlo de poesía.

Que la poesía siempre ha sido hogar,
y el hogar te hace volver a casa por Navidad.

No soy un zorra indecente
ni una princesa de exquisitos modales,
pero si me das a elegir entre astucia o elegancia,
me quedo con la primera,
que en un mundo de perras todo es sobrevivir.

Lo cierto es que entre todo lo que soy
cuando estás
y todo lo que soy
cuando te vas,
solo caben unos pasos.

Los tuyos,
que suenan aprisa a otro momento distinto
de otro día distinto
con otros planes distintos
que han elegido la elegancia
en lugar de la astucia,
y terminan dándose de bruces
con la misma historia de siempre.

Y te juro que en esa,
si prefiero ser princesa. 




11 comentarios:

  1. Y terminan dándose de bruces con la misma hostoria de siempre, esa que no se borrará de mi corazón, porque queda latente como un glaciar en verano. Gracias!! Hermoso!!

    He incluido una imagen, he puesto tu etiqueta, y he titulado la entrada, feliz dia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja estaba ajustándolo yo jajaja

      Muchísimas gracias Juan Carlos, por tus palabras, siempre.

      Lo único que no se hacer bien, es lo de la dirección web, el enlace.

      Amparo.

      Eliminar
    2. Ay! Ya si que supe hacerlo! De igual modo, gracias por todo, por tu paciencia y tu dedicación, en especial.

      Un abrazo.

      Amparo.

      Eliminar
  2. Entonces Amparo si todavía estás ajustando la entrada, no debes pulsar en publicar, debes pulsar en guardar!!

    Pulsa en publicar cuando la entrada esté terminada del todo, si la veos publicada se supone que está terminada

    crear un enlace es fácil: seleccionas el texto que va a ser el enlace, con el texto seleccionado pulsas en enlace, se abre una ventas para que pongas el enlace, pegas el enlace y pulsas en aceptar. Enlace creado!!

    ResponderEliminar
  3. No pienses que eres especial Amparo! para mí, todos los autores de BH son iguales, sólo que a ellos no les corrijo porque lo hacen bien, tu tambien lo haces bien, pero publicas la entrada antes de tiempo, por eso pensamos que la vas a dejar así, yo hago lo que cualquiera de los autores necesiten, estamos aquí para aprender los unos de los otros y promoconar nuestros blogs, deberías hechar una vistazo a las normas, que obligan a etiquetar las entradas y a la guía que te dice cómo opiar y pegar el texto sin que se note, feliz tarde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Juan Carlos, en ningún momento he insinuado ser especial, ni para ti, ni para la página, ni para nada, creo que eso lo has interpretado tú, solo te agradecía lo que habías hecho porque el texto quedase bien, y claro, en especial o en concreto, te lo agradecía por el mío, porque no veía necesario hacerlo por todos los otros que ajustarás o arreglarás (en casa de que lo hagas).

      En cuanto a que lea las normas, ya lo he hecho, y creo haberte dicho que así fue, de todas formas, me reitero, ya lo hice, pero no estoy acostumbrada a publicar con etiquetas o a poner imágenes en las publicaciones, y a veces, se me pasa; por otro lado, en cuanto a la guía y recomendaciones, también lo hice, pero no me sirvió en exceso, puesto que ayer, por ejemplo, copiando el texto desde un programa de word, seguía viéndose así, lo copié y pegué tantas veces y siempre estaba mal, que por eso esta vez, antes lo publiqué para ver si se veía la letra como quería, porque no me apetecía que volviese a pasarme lo de ayer, y después de un rato arreglando el texto varias veces, nunca se viese bien.
      No sabía que se pudiese guardar y ver entonces como se verá sin necesidad de publicarlo, creo que son cosas que vas aprendiendo conforme pasa el tiempo, y yo llevo muy poquito aquí.

      Amparo.

      Eliminar
    2. Querida Amparo, como te quiero niña, a ver, es que la guia no te pone que pases el texto por el word, te dice que lo pases por el txt de windows linda!! esperando con ansia tu siguiente entrada!

      Eliminar

  4. Gracias por escucharte poeta !!!
    Eres la rehostia, tia !!! Menuda poeta estás hecha. Dónde está el límite del infinito de lo finito de la poesía?
    - En las descripciones de emociones de Amparo...

    Un beso y una flor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja lo de ''rehostia'' me ha arrancado una buena sonrisa! Muchísimas gracias Joaquín.
      No sabes como me agrada saber que te gusta.

      Un beso enorme, y ya que tuve la flor un par de días, te la mando de vuelta, ahora para ti.

      Amparo.

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: