Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 20 de julio de 2015

Éxito o disfrute

Extraída de Google

Su especialidad eran los monólogos históricos. Recuerdo leer esos soliloquios reflexivos sobre las grandes proezas de legendarios conquistadores que escribía con gran pasión y en su mismo lenguaje. Eso era lo que hacía feliz a Darío Rubio al escribir.



Cuando le contactamos, a través de su blog y reconocedores de su gran potencial, no supimos valorar cuán impositivo es el éxito si quieres vivir de esto. Redirigiendo la forma de contar las nuevas historias que bullían en su cabeza.

Al final el éxito llegó, dando la razón a nuestra editorial. Pero tener la razón no lo es todo en la vida, y menos a expensas de la sinrazón que mueve a los escritores a internarse en vidas inventadas y escudriñar al detalle todo sobre los personajes que luego vagarán por las líneas de sus novelas, matando sarcasmos, asesinando patógenas fobias con la roja tinta de la postrera edición final. Aniquilando al final su esencia, esa que, con tanta pasión, nos acercó a él.

Sus éxitos, al fin y al cabo, no fueron más que mundanas historias escritas con el cotidiano leguaje de su legión de lectores, expresaba a menudo. Pero no era eso lo que le movió a escribir un día apenas cumplidos los quince años.

Un día le llamé para decirle que lo habían plagiado. Él se rió de mí, haciéndome comprender que no creía ver nada malo en que alguien hurtara de sus textos, siendo contundente al exponer que se sentiría halagado si fuera cierto. –Claro que es cierto, alguien llamado Dylan Saw, ha reescrito el comienzo de tu novela “sin más, se abre el día”, “la furia de Rubén Almadraba al acercarse a su banco, indignado por no haber podido obtener rédito la tarde anterior en su habitual cajero bancario y su posterior vehemencia con la señorita que le atendió en dicha sucursal”, esos primeros pasos del protagonista que originarían la matanza de treinta personas en una semana". –Es un plagio en toda regla, pero no se saldrá con la suya, le denunciaremos- le grité, malhumorado, ante su total indiferencia a lo que para mí era tan obvio.

Que equivocado estaba, y más, cegado por la cantidad de personas que habían seguido aquel plagio en la Red. Más de treinta mil la primera semana.

-Dylan Saw soy yo, es un seudónimo. Tenía que alimentar de alguna forma el imperante gusanillo que me mueve a escribir. El que nadie parece ver como yo, ¡y comprar! no digamos. Tenía que probar reciclar vuestra cotidianeidad tan demandada con el lenguaje que me emocionó siendo un crío todavía-. Me informó, y aún creo poder oír sus carcajadas al teléfono.

Y es por eso que, delante de su recuerdo ya, es para mí un placer poderles leer ese fragmento reinventado con la sincera voz del escritor. La que conmueve su espíritu y por la que siempre deberán luchar contra viento y marea, a la que tituló “ÉPOCAS Y ÉPOCAS”

………………………………………………………………………………………………………….

Espada en ristre y con rostro malhumorado, acercose a la jovenzuela, ceñuda en vista del percal enfrentado.


-Vuesa Merced expondrá-, dijo, con voz pequeña en su entendimiento.


-Es mi deseo recuperar las ciento tres monedas que, en virtud de una tía abuela, pertenéceme-.


-¿Algún motivo a registrar?


Aún la mano nerviosa, empuñaba el frío hierro rememorando la maltrecha sesión vespertina sufrida al anhelo de soportar unos vacíos bolsillos ante la habitual posada de retozo, recia en sus posturas, que por añadidura partía con noche festiva.


- la tarde anterior no pude recuperar mis dineros por arte de su errada función-.Aclaró, señalando el ingenio en el pórtico de la entidad.


-Ayer sufrimos el asalto de una banda de truhanes, al abrigo de la partida de la autoridad, el carromato dejaron junto a un penco dolorido-


- No siendo un problema al que me pueda avecinar, proceda-
Le espetó, burlando una ligera sonrisa que predecía su agrado con la contrariedad sufrida.


-¿querría efectos de la Casa de Indias o billetes de la Corona?-.


-Visto lo visto, Plata- asumió con desganada ironía.


La joven, sometiendo su cabeza y bajando aún más su usual hilo de voz, dijo.
–La plata fue lo que primero que llevaron ayer-


-¡¡¡Maldición Morisca para toda su estirpe!!!, ¡¡¡hijos de una posadera manca!!!-
Gruñendo, renegando y blandiendo su enorme espada, terminó por decir.


-Sea efectos, pues-.


Y al salir con sus títulos bien guardados, reseñó.


-Esta España no es, ni de sombra, la de antes-
…………………………………………………………………………………………
Dedicada a los noveles escritores que nos deleitarán en el futuro.

11 comentarios:

  1. Un articulo muy interesante y muy instructivo feliz lunes saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isidro. Muy amable.

      Un enorme abrazo.

      Eliminar
  2. Genial !! Gracis por compartirlo Carlos
    Buen inicio de semana
    Cariños

    ResponderEliminar
  3. Muchas Gracias por la delicadeza. Interesante el impacto. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta. Un placer tu comentario.

      Un enorme abrazo y Feliz día.

      Eliminar
  4. Ánimo a los noveles que de ellos saldrá el futuro de la literatura en todas sus formas. Gracias Carlos por compartir, abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Siempre trayéndonos temas variados,lo cual denota y pone muy en claro tu versatilidad como escritor :) ¡Estupendo Carlos,me encantó...!! ¡Y arriba los nóveles,que no nos falte el arte...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María.Sí, mi alma es muy inquieta.

      Un enorme abrazo.

      Eliminar

  6. Lo variopinto de la piratería sobre la escritura. Más sólo dura lo que dura. Es más fácil coger a uno que a un cojo. Muy interesante el tema, Carlos.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Joaquín. Muy cierto.

      Un enorme abrazo y feliz día.

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: